Equinoccio

Quizá hayas escuchado en algún lado la palabra EQUINOCCIO, sabes de que se trata?
Equinoccio significa literalmente “noche igual”. Es decir, El día en que las horas de oscuridad y luz son iguales.
Solo durante los equinoccios —el de otoño y el de primavera— nuestros relojes aciertan a marcar justo doce horas de día y doce horas de noche.
La fecha en la que el día y la noche duran el período de tiempo mas cercano entre sí es llamada equilux.
Ninguno de los dos hemisferios recibe más luz solar que el otro, de manera que ambos tienen estaciones similares (otoño en un hemisferio, y primavera en el otro).
Primavera-Otoño: Tiempo de Renovación. Tiempo de Reflexión
Las estaciones del año marcan los tiempos naturales de nuestro Planeta. La Primavera viene acompañada de nacimiento, renovación, movimiento y vida. El Otoño, de sosiego, reflexión, reproducción y vida.
Resulta curioso, a pesar de toda la tecnología, de todos los avances y de todos nuestros esfuerzos por desvincularnos de nuestra naturaleza “animal”, la mayoría de los seres humanos experimentamos en nuestro cuerpo y en nuestra mente los cambios que se producen con cada estación.
Nos sentimos felices, recargados y eufóricos en primavera. El otoño nos invita a resguardarnos en nuestro hogar, al descanso y nos prepara poco a poco para el letargo invernal.
Si nos dejamos llevar y fluimos por las sensaciones estacionales, nuestra mente y nuestro cuerpo respetan los ritmos naturales con los que convivimos en armonía durante millones de años.
Tras el reposo del invierno, la primavera llega llena de energía con sus múltiples flores, brotes verdes y perfumes. Una multitud de cambios se produce a nuestro alrededor y todo en el ambiente nos estimula y nos empuja a movernos, renovarnos y evolucionar.
En otoño, luego del energético verano, las hojas caen de los árboles, el ambiente refresca, y los humanos sentimos la necesidad de parar el movimiento y resguardarnos a meditar antes del retorno a la parsimonia invernal.
Primavera y Otoño, tiempo de vida, tiempo de reflexión. tiempo de movimiento, tiempo de sosiego.
EQUINOCCIO tiempo de dualidad y compensación.
Una vez más, la Naturaleza nos presta su ayuda y nos habla con el amor de una madre hacia sus hijos.
Hemisferio Norte y Hemisferio Sur se igualan gracias a la rotación del planeta. Somos todos uno, formamos todos parte de la Tierra, nuestra Madre, nuestra Naturaleza.
yinyAN (2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s