El dedo acusador vs la mirada amorosa

Qué pasaría si nos detuviéramos a observar? eso, simplemente ver sin juicio…

Todos sabemos que históricamente la forma de manipular a la gente ha sido a través de la culpa o el miedo. Seamos sinceros, si nos miramos a nosotros mismos en un espejo y sin testigos, muchas cosas que hacemos o dejamos de hacer, más que estar regidas por un sentimiento de empatía hacia el prójimo, simplemente están vinculadas a nuestros muchos intentos por tratar de evitar los sentimientos de estar en falta, a la posibilidad de pérdida (no somos dueños de nada porque todo es transitorio y está bueno recordarlo) o a la posibilidad de sentir dolor.

Nos pasamos los días tratando de evitar tomar contacto con estos sentimientos; otras veces simplemente confrontamos antes de dar el espacio suficiente, simplemente porque ésto está dentro de las reacciones naturales del hombre: enojarse o atacar aquello que no comprendemos y porque ante la posibilidad de conectarnos con estas emociones ponemos distancia a través del enojo o la violencia.

Existe la generosidad sin apego al resultado? es un buen tema para reflexionar, pero no es el motivo de esta nota.

Desde pequeños escuchamos que si hacemos esto o lo otro nos sucederá aquello o lo de más allá, sin permitirnos evaluar la realidad por nuestros propios medios a través de la experiencia personal. Vamos creciendo temerosos de nuestros pasos, aun cuando creemos ser libres nos pasamos la vida intentando ser aceptados por miedo al rechazo si tenemos el valor de ser diferentes. Pero acaso pensaste que todos somos diferentes? Y no es eso genial?! 

Esto generalmente, se relaciona con la forma en que hemos sido criados, nuestro entorno cultural, el lugar geográfico donde hemos nacido con sus particularidades, costumbres y parámetros morales, la religión bajo la cual hemos crecido y sus preceptos; el concepto de bien y mal, de correcto o incorrecto, de blanco o negro (cuando la vida es multicolor!), de ellos o nosotros, todo esto es tan subjetivo como variables encontremos en la  diversidad humana. Nuestra necesidad de pertenencia hace que por todos los medios nuestras acciones estén sujetas a la búsqueda de aceptación, a conseguir la palmada en la espalda, un like más, de lograr reconocimiento, de ser parte para no así quedarnos solos.

Incluso cuando no comprendemos, si logramos atravesar el prejuicio, si podemos abrir los brazos amorosamente cerrando los ojos, podremos ver al SER que habita en cada uno de nosotros, con sus perfectas imperfecciones, con todo aquello que lo conforma y que lo hace único.

Si nos proponemos observar sin prejuzgar, sin señalar con el dedo acusador, veremos que cada persona es un universo infinito … Y quién somos nosotros para juzgar sin haber caminado los mismos zapatos por mil kilómetros?

El ser humano es algo maravilloso, nunca dejo de asombrarme, me detengo, miro abro los ojos, los oídos, trato de desmenuzar profundidades, de comprender, de acercarme, de amar las diferencias y aprender.

Cada uno elige para sí mismo el modo de vivir la vida, mientras esas elecciones no dañen a nadie, te propongo ejercitar la observación, admirar con desapego, el descubrir los rincones del otro, a dejar de lado el miedo, te invito a ver su humanidad sin filtro, quizá te lleves una bella sorpresa …

Lore 

10986453_876076049145269_3134094772810554799_n 1533736_1234820389868168_3411543287556260271_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s