Pensamientos mañaneros

 

Cómo empezas tus días? Observaste cuáles son tus primeras acciones y pensamientos al despertarte? te diste cuenta alguna vez como eso que hacemos y pensamos determina gran parte del resto de nuestra jornada?

Uff, que fiaca! pensamos enojados: ni ganas de ir al trabajo (o la escuela) y de repente nos chocamos con la mesita de luz, o se nos cae el café encima o perdemos el colectivo o salimos corriendo y nos dejamos el celu en casa …

Con nuestros pensamientos nos predisponemos para lo que vendrá, programamos aquello que nos pasará y de algún modo también le damos un empujoncito a que nos ocurran esas cosas que nos certifiquen que tenemos razón: que día de m ….!

Si lo que pensamos tiene tanta influencia sobre nosotros, vale la pena intentar el proceso inverso: iniciar el día con pensamientos positivos, aun cuando las circunstancias no sean las mejores o estemos cansados o sepamos que nos espera un día largo o agotador.

Con nuestra actitud ayudamos a que lo que sea que nos espere sea mucho más llevadero, se aliviane la carga o incluso podemos transmutar aquello que tanto nos preocupaba en algo positivo.

El pensamiento positivo, que no es lo mismo que negar la realidad, es un proceso mental y actitudinal que se aprende, que está al alcance de todos pero que necesita de entrenamiento diario para que finalmente un día se convierta en parte de nosotros.

Buen día! cuál fue tu pensamiento positivo de esta mañana?

Lore

10612830_10153095056054065_1411760610118546040_n

El poder de la expresión

 

Simplemente expresarse, SER.

En un mundo lleno de formas, el SER es parte de lo que todavía permanece en el misterio maravilloso que descubrimos a diario. Escondido en cada gesto, palabra, sonido, parpadeo, movimiento, este SER va expresándose de formas variadas, acompasadas, siguiendo un ritmo propio de huellas que va marcando nuestro camino.

Cuando todo fluye también lo hace el alma y con ella nuestra forma de expresarnos, el modo en que nos manifestamos a la vida y nos conectamos con aquello que nos rodea. Somos parte del todo y somos todo al mismo tiempo.

Poder? y claro! somos poderosos cuando somos capaces de expresarnos, hacerlo es una manifestación de lo profundo, de nuestro yo más íntimo, de quienes somos, de cómo sentimos, de lo que vemos, percibimos, de nuestras emociones, sueños, pensamientos, estado físico, ideas, programaciones. Al mismo tiempo lo que expresamos no nos determina ni conforma, simplemente es una muestra de nuestro aquí y ahora. Somos mucho más que nuestras manifestaciones.

Cuando no podemos hacerlo entran en conflicto y se bloquean nuestras zonas más profundas dejándonos más vulnerables a enfermedades, tristezas u oscuridades del alma. Es que ella necesita navegar libremente, sin prejuicios, sin límites, absolutamente amplia y escurridiza, el alma necesita jugar, saltar, bailar, pintar, cantar, soñar, dibujar, escribir, tocar un instrumento, hablar, o usar cualquier herramienta que le permita corporizarse.

Por eso te invito a buscar, auto descubrirte, explorarte, observarte detenidamente para encontrar el modo en que puedas expresarte y sentirte cómodo con vos mismo.

Lore

Sobre etiquetas y prejuicios

Noticias, diarios, videos, redes sociales, en la era de la comunicación seguimos incomunicados por cuenta de excesos. Comentamos, republicamos, repetimos, todo sin saber realmente si algo es cierto, si hacemos daño, si con nuestro juicio herimos o adherimos a causas de las cuales, luego nos arrepentimos.

Nos quedamos en la superficie, en contar lo que alguien nos dijo, en oponernos por deporte. En un mundo sobrecargado y manipulado por intereses que nos superan, cada uno busca ser políticamente correcto acorde a sus modelos mentales. Y así nos vamos llenado de basura mental, de emociones tóxicas que se contagian y desparraman como pólvora.

Estamos en un mundo dividido, fragmentado, la historia del hombre nos muestra que ha sido así desde siempre, pero, a diferencia de nuestros antepasados, hoy somos conscientes y sabemos mucho más sobre nosotros mismos, porqué seguimos entonces replicando el modelo de “ellos o nosotros”?

Vivimos inundados de etiquetas por todas partes, fanatismos de todo tipo, ambos con un poder destructivo inmenso.

Te invito a pensar: Es necesario rotular al otro? es necesario señalarlo y etiquetarlo como bueno o malo simplemente porque es diferente a mí? es necesario mostrar cuan partidario soy de esto o aquello? que estoy buscando demostrar? necesito demostrarlo? para qué? a quién? a quién quiero convencer? tengo derecho? porqué lo hago? antes de criticar, soy capaz de ponerme sus zapatos por 1 mes y hacer su mismo camino? hago algo para cambiar lo que no me gusta? que cosas critico en los demás? que tienen que ver esas cosas conmigo?

Mundo convulsionado, revolucionado, de patas arriba y vuelta a girar. Es que los grandes cambios vienen precedidos de sacudones de todo tipo. Está visto que algo está por cambiar.

Te propongo algo: Con nuestras acciones hagamos que todo esto no sea en vano, trabajemos día a día por un mundo mejor.

Lore

 

rotulos

El respeto nuestro de cada día

Bueno, lo planteo de este modo: porque ponemos tanta energía en querer convencer a alguien? porqué estamos tan empecinados en que los demás vean, piensen y actúen como nosotros? acaso creemos que los otros no son capaces de hacerlo igual o inclusive mejor?

El intenso buscar que nos den la razón simplemente habla mucho más sobre nosotros que acerca de los demás. Muestra nuestro miedo y falta de confianza en su libre albedrío es una falta de respeto a su criterio y una falta de reconocimiento a las experiencias de vida que lo han llevado a proceder de una forma diferente a la nuestra.

Las personas nos vamos conformando a través de las pequeñas partes que tomamos de cada experiencia que nos toca vivir. Nos pasamos la vida creyendo que somos independientes, pero en realidad, estamos sujetos infinidad de influencias de las que no somos conscientes pero que todos modos nos hacen ser quienes somos. Nuestra personalidad, ideología, la forma que nos relacionamos con los demás y con el mundo, el modo de expresarnos, como actuamos ante una u otra situación, nuestra perspectiva de la realidad, etc.

Pretender que los demás vean piensen o actúen como lo haríamos nosotros es simplemente imposible.

Qué pasaría si fuera al revés? digo, si fuera el otro quien nos impusiera sus ideas, modos o pensamientos? pues no sería justo verdad? igual nosotros con los demás.

No tengamos miedo a lo diferente, a la amplitud, a las opciones, a la diversidad. En una época donde cada SER es un mundo y al mismo tiempo estamos interconectados, las diferencias potencias habilidades y las visiones distintas amplían el escenario, por lo que una buena opción sería la de ayudarnos a ser libres, a ser responsables de nuestras elecciones y acciones.

El acto de amor más grande, lo mejor que podemos hacer por el otro es respetarlo, permitir que haga su camino personal, acompañándolo con amor y generosidad, simplemente permitiéndole ser quien es.

Lore

mundo

De la negación a la sobreimplicación

La vida nos pone pruebas a diario, unas más duras, otras menos, algunas tremendas e inesperadas, otras simplemente por dolorosas o desagradables nos empeñamos en hacerles foco, las revolvemos como una gran sopa mental, buscamos en internet, nos ponemos monotemáticos, haciendo de aquello que nos perturba la razón de nuestras vidas.

Lo que muchas veces no notamos es que eso en lo que hacemos foco se ve potenciado ante nuestra intensa búsqueda de resolución.

Ya se, parece contradictorio, pues no lo es.

Cuando nos vemos antes un evento o pensamiento emotivo que nos perturba, cualquiera sea su naturaleza, lo primero es poder reconocerlo e identificarlo a través de la observación.

Una vez que somos conscientes de lo que sucede, es cuando podemos trabajar sobre ello,del modo que hayamos elegido o como podamos según los recursos con que contemos.

La última etapa es, muchas veces la más compleja porque se trata de soltar. Si dejar ir y ya no seguir metiendo el dedo en la llaga, confiando en lo que hemos hecho para estar mejor o para mejorar.

Si seguimos apegados al pensamiento emotivo que nos perturba, aunque sea para resolverlo o modificarlo, corremos el riesgo de de caer en lo que se llama sobreimplicación, que no hace más que alejarnos del objetivo que queremos lograr, llegando inclusive a aumentar sus efectos.

Ejercitemos el soltar, el dejar ir, el desapego, porque también las emociones negativas ocupan un espacio y nos mantienen ocupados. Y si usáramos esa energía para algo más positivo?

Lore

large

Sobre la oscuridad y regalos inesperados

Solemos creer que es mejor evitar las experiencias negativas y si atravesamos por ellas, muchas veces intentamos por todos los medios de olvidar. Muchos inclusive llegamos al estado de negación hasta el punto de nunca más hablar del tema, como si mágicamente no hablar hiciera desaparecer aquello que nos provoca dolor.

El tiempo hace lo suyo, transformando los recuerdos, modificándolos según nuestros filtros para poder continuar con nuestras vidas. Eso se llama adaptabilidad emocional. Seguramente, aquello que recordemos no será del todo fiel a lo sucedido realmente, sino a nuestra percepción personal ya que nuestro inconsciente irá adaptando ese recuerdo hasta hacerlo tolerable para nosotros.

Pero, cada experiencia, cualquiera sea su naturaleza, es parte de nosotros, nos conforma, nos va modelando. Somos construidos por las experiencias atravesadas a lo largo de nuestra vida.

Cuando establecemos relaciones que nos dañan, solemos pensar que “hubiera sido mejor no conocerlo/a” o nos culpamos “como pude permitir que esto me sucediera” o “no merecía pasar por eso”… pero, reflexionemos acerca de lo que realmente importa: HOY seríamos nosotros quienes somos sin haber tenido esa experiencia previa? seguramente no.

Si somos capaces de no anclarnos en la pena por nosotros mismos, nos miramos con ojos compasivos, amables, sin autocastigos o culpas, podemos ver que, incluso en nuestros peores momentos, hemos logrado sobreponernos y hemos seguido caminando. Quizá ya no siendo las mismas personas, eligiendo otros senderos, otros espacios, seguramente hemos cambiado rumbo y norte, nos hemos transformado.

Se puede llegar al mismo lugar sin dolor o tristeza? claro que sí, para eso es que trabajamos a diario sobre nosotros mismos, simplemente las cosas que suceden y nos suceden muchas veces no dependen de nosotros absolutamente, entonces es ahí donde lo que nos queda es observar, decantar, metabolizar y continuar.

Del dolor aprendemos sobre nuestras fuerzas, crecemos. De la desilusión aprendemos a cuidarnos. Del abandono nos hacemos independientes, de la soledad nos hacemos fuertes por dentro, del desamor aprendemos a valorarnos. De la pérdida aprendemos a soltar, de la diferencia descubrimos nuevas opciones. De la indiferencia descubrimos nuestras capacidades ocultas, de las injusticias reconocemos el valor de la justicia.

La vida no es una línea recta, desde el día que nacemos, la única cosa segura es que no existen las garantías.

La elección es nuestra, puedo ponerme a llorar por los rincones, sintiendo pena por mí mismo, resintiéndome con la vida o puedo usar cada piedra del camino para construir un puente, ese que me lleve directo a ser cada día mejor.

Lore

“Alguien a quien amé alguna vez, me dio una caja llena de oscuridad.

Me tomo años darme cuenta que eso, también había sido un regalo”

“Alguien a quien amé alguna vez, me dio una caja llena de oscuridad. Me tomo años darme cuenta que eso, también había sido un regalo”

Otoño

Las estaciones del año, por lo menos en este lado del mundo, se hacen notar de una forma bien marcada, te diría espectacular. Como si la naturaleza se empeñara en decirte que es hora de ir preparando el poncho, que se te puede caer un poco más el pelo, que tu cuerpo seguro va a pedirte más calorías … y si, la llegada del otoño es una época de preparación, de reserva, de desapego.

Amarillos, marrones, dorados, naranjas, quien dijo que el otoño podía ser solamente gris?

Y la lluvia! pero que linda y romántica! paraguas, botas, una se mete esas cosas tan bonitas que jamás hubiera pensado, la lluvia es perfecta para usar excusas!

No sé a ustedes, pero el otoño me está empezando a gustar más que antes, no se si es el paso del tiempo o que me he vuelto un poco más observadora, simplemente me doy cuenta que estoy rodeada de maravilla y que estoy dispuesta a disfrutarla.

Lore

otoño

El valor de los Instantes

Giudichiamo un giorno bello e un giorno brutto perché abbiamo dimenticato il valore di ogni istante. (Maharaji)

Juzgamos un día como bueno o un día malo cuando hemos olvidado el valor de cada instante. (Maharaji)

La vida está hecha de instantes …

Una llamada inesperada, el olor del café por la mañana, un abrazo sorpresa, el aroma del otoño cuando cae el sol, sentir la voz de mis viejos, ver la sonrisa de mi hija, encontrar algo perdido, comer algo rico, una caminata, los limoneros en flor, dormir haciendo moños con las piernas del otro, el sonido de la lluvia, despertarme y descubrir que tengo 5 minutos más, el aires fresco acariciándome la cara, cocinar, estudiar, pintar, trabajar, el aprendizaje de saber esperar hasta ver mis cactus florecer, el olor a sopa los días de invierno, los besos dulces e infinitos de mi perro, los domingos bien temprano, los lápices de colores, los gorros de lana, caminar sobre las hojas crujientes, tomar un mate, mis espacios, la magia de las luces de navidad, los colores y los matices, sacar muchas fotos para luego revivir los momentos cuantas veces quiera, preparar el desayuno a mi hija, la ducha después de un día largo, una copa compartida, caminar descalza, sentir el pelo al viento, la primavera, la nieve sobre los árboles, la cena en familia, los domingos en casa de la abuela, el sabor salado del aire a orillas del mar, el sonido de las olas, las luces de la noche, la luna, el calor del sol por la mañana, una charla entre amigos, escribir, desayunar con pizza, un viaje, el regreso, otro viaje, conocernos mejor, las lágrimas compartidas, los besos sin motivo, los mensajitos anotados en una servilleta sobre la mesa, jugar con mi perro, reír a carcajadas con sus chistes tontos, su mirada llena de amor, las líneas de mis manos que hablan de la vida, mi viejo hablando en italiano, mi mamá con su amorosa compañía ayudándome a crecer cada día, las flores de camino, la florería de acá a la vuelta, los goles de mi equipo de fútbol, las palabras detrás de una mirada, los abrazos que funden pechos, los amigos que existen sin tiempo, los proyectos, las oportunidades, los desafíos, la memoria que me permite ver cuánto hice para llegar hasta acá, cuando me acuerdo de un sueño, cuando veo a mi hija dormir tranquila, cuando me ayudas a soñar despierta, la incondicionalidad de mis hermanos a pesar de los tiempos y las distancias, despertarme con los saltos de mi perro sobre la cama, un tecito a media noche, regresar del trabajo caminando bajo las estrellas, mis libros, los libros nuevos que me esperan, los pinceles, la sensación tibia de las bufandas en invierno, los paseos por las ferias, el agua del río, las montañas en el horizonte, la gente por la noche, este momento porque jamás volverá a repetirse … gracias!

Te animás a hacer tu recuento de instantes? te aseguro que vas a encontrar un montón de cosas bellas por las cuales estar agradecido!

Lore

11540936_910737202301198_2673622637249757134_n

las muchas formas del amor

Semillitas de amapola, harina integral, clavo de olor, canela, nuez moscada, cardamomo, mascabo, avena, manzana, macerado de té de rosa canina+manzana+flores de girasol … torta en camino! amor a mi familia con aromas dulces que revolotean por la casa! ❤

Hay tantas formas de mostrar amor como puedas imaginar. El amor es algo universal, a los amigos, pareja, hijos, padres, familia, vecinos, mascotas, a nosotros mismos, al lugar donde vivimos, donde nacimos, a causas, ideales, trabajos, la lista se hace interminable.

Cuando amamos de manera Universal nos transformamos en el amor mismo, el objeto amado ya no importa sino el amar, porque cuando lo hacemos deja de ser un acto automático para ser una actitud consciente.

Un gesto dulce, recordar eso que tanto le gusta, tomarse de la mano, una caricia inesperada, un “cómo te sentís?”, un beso sin motivo, escuchar atentamente, observar y cuidar, saber esperar, respetar los espacios, confiar, aceptar, defender, proteger, soltar … seguro vos podrías seguir agregando cosas en esta lista de formas de mostrar amor.

El amor es algo extraordinario, la fuerza capaz de hacernos renacer una y mil veces.

El amor a los demás es fantástico, más todavía el amor a uno mismo. Como dar aquello que no podemos darnos ni siquiera a nosotros mismos?

Cuando cultivamos el amor propio, amar a los demás es una consecuencia natural, fluye de un modo relajado, el amor nos transforma cuando nos permitimos SER amor. Logramos amar sin ayer, sin hoy, nos instalamos en el AQUI y AHORA amando de manera dinámica y al mismo tiempo nos relajamos, soltamos las ansiedades, amando de un modo amplio, generoso, ilimitado.

Amor sin condiciones, sin prejuicios, sin juicios, libre de ataduras, sin expectativas, amaro por el simple hecho de SER amor, de hacerlo nuestra naturaleza, como cuando somos niños, con ojos de primera vez, cada vez.

Cuando nos zambullimos en el camino a la sabiduría, al crecimiento interior llegamos a conectarnos y a ejercitar la compasión, que es la actitud amable, amorosa e incondicional para con los demás. Cuando esto lo ejercitamos también para con nosotros mismos, es lo que llamamos autocompasión. Y todo esto sucede de forma natural, sin ser nuestro objetivo, esto simplemente nos sucede.

Y cuando transitamos el camino de la compasión, naturalmente llegamos a la sabiduría, no es esto maravilloso?

Compasión y sabiduría van de la mano, una no puede existir sin la otra.

Aclaremos, compasión no es resignación sino la aceptación consciente, incondicional y amable del otro y de nosotros mismos, es abrazar y abrazarnos con ternura y sin juicios de valor.

Tanto por una torta? claro que sí! en las cosas simples reside siempre la posibilidad de amar. No son necesarias las ceremonias, el amor está en dar (y darnos), no eso que nos sobra, sino aquello que nace del corazón y sin esfuerzo. El amor no necesita de esfuerzo, simplemente ES.

El Dalai Lama nos dice:

“si quieres hacer felices a los demás, practica la compasión.

Si quieres ser feliz tú mismo, practica la compasión”

Lore ❤

20151104_130038