las muchas formas del amor

Semillitas de amapola, harina integral, clavo de olor, canela, nuez moscada, cardamomo, mascabo, avena, manzana, macerado de té de rosa canina+manzana+flores de girasol … torta en camino! amor a mi familia con aromas dulces que revolotean por la casa! ❤

Hay tantas formas de mostrar amor como puedas imaginar. El amor es algo universal, a los amigos, pareja, hijos, padres, familia, vecinos, mascotas, a nosotros mismos, al lugar donde vivimos, donde nacimos, a causas, ideales, trabajos, la lista se hace interminable.

Cuando amamos de manera Universal nos transformamos en el amor mismo, el objeto amado ya no importa sino el amar, porque cuando lo hacemos deja de ser un acto automático para ser una actitud consciente.

Un gesto dulce, recordar eso que tanto le gusta, tomarse de la mano, una caricia inesperada, un “cómo te sentís?”, un beso sin motivo, escuchar atentamente, observar y cuidar, saber esperar, respetar los espacios, confiar, aceptar, defender, proteger, soltar … seguro vos podrías seguir agregando cosas en esta lista de formas de mostrar amor.

El amor es algo extraordinario, la fuerza capaz de hacernos renacer una y mil veces.

El amor a los demás es fantástico, más todavía el amor a uno mismo. Como dar aquello que no podemos darnos ni siquiera a nosotros mismos?

Cuando cultivamos el amor propio, amar a los demás es una consecuencia natural, fluye de un modo relajado, el amor nos transforma cuando nos permitimos SER amor. Logramos amar sin ayer, sin hoy, nos instalamos en el AQUI y AHORA amando de manera dinámica y al mismo tiempo nos relajamos, soltamos las ansiedades, amando de un modo amplio, generoso, ilimitado.

Amor sin condiciones, sin prejuicios, sin juicios, libre de ataduras, sin expectativas, amaro por el simple hecho de SER amor, de hacerlo nuestra naturaleza, como cuando somos niños, con ojos de primera vez, cada vez.

Cuando nos zambullimos en el camino a la sabiduría, al crecimiento interior llegamos a conectarnos y a ejercitar la compasión, que es la actitud amable, amorosa e incondicional para con los demás. Cuando esto lo ejercitamos también para con nosotros mismos, es lo que llamamos autocompasión. Y todo esto sucede de forma natural, sin ser nuestro objetivo, esto simplemente nos sucede.

Y cuando transitamos el camino de la compasión, naturalmente llegamos a la sabiduría, no es esto maravilloso?

Compasión y sabiduría van de la mano, una no puede existir sin la otra.

Aclaremos, compasión no es resignación sino la aceptación consciente, incondicional y amable del otro y de nosotros mismos, es abrazar y abrazarnos con ternura y sin juicios de valor.

Tanto por una torta? claro que sí! en las cosas simples reside siempre la posibilidad de amar. No son necesarias las ceremonias, el amor está en dar (y darnos), no eso que nos sobra, sino aquello que nace del corazón y sin esfuerzo. El amor no necesita de esfuerzo, simplemente ES.

El Dalai Lama nos dice:

“si quieres hacer felices a los demás, practica la compasión.

Si quieres ser feliz tú mismo, practica la compasión”

Lore ❤

20151104_130038

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s