Un gran paso para mi humanidad

Para los que no lo saben, los últimos 6 años han sido de una tremenda transformación y crecimiento, tanto física como espiritualmente.

FB_IMG_1441513448747
Spinetta ya lo sabía

Uno de tantos eventos que modificaron radicalmente mi camino es, que hace unos 3 años, tuve un accidente donde, literalmente, perdí la rodilla izquierda. Lo que parecía una caída simple terminó en 5 horas de cirugía, reconstrucción total de ligamentos cruzados, unos cuantos clavos, cicatrices y casi 6 meses de rehabilitación para volver a caminar.

Exactamente, y sin entrar en detalles médicos, mi pantorrilla se había “despegado” del muslo, por lo que tuvieron que tomar parte del ligamento posterior para volver a armar la “bisagra” que conforma una rodilla. Perdón por la explicación, pero tiene que ver ver con lo que viene.

20150110_115631
Chacho, Mi ángel guardián

Con la falta de mi movilidad habitual + lejos de mi familia (apenas 8 meses antes me había ido vivir a Italia) + una depresión importante, naturalmente subí muchísimo de peso. Por supuesto todas estas cosas también afectaron otras áreas de mi vida.

El proceso desde ese momento hasta ahora fue alucinante por lo doloroso, había llegado a un momento límite donde no había opciones más que salir adelante, ya no podía caer más abajo. Otro día voy a hablar de eso, pero no quiero irme por las ramas.

El uno de los tendones posteriores de mi pierna izquierda estaba más corto (de ahí tomaron la porción necesaria para la rodilla), por lo que no podía flexionar la pierna para subir escaleras o siquiera el cordón de la vereda y tampoco podía estirarla del todo, así que apenas lograba caminar “raro” y luego subía a mi casa, que está en primer piso por escalera, despacito y de costado.

Un día elegí no llorar más, no culpar ni culparme más y empecé a trabajar sobre mi misma, sin prejuicios, con consciencia de mi vida y cuerpo, retomando los caminos que había dejado pendientes. Empecé a quererme sin condiciones, a tratarme más amorosamente y a desintoxicarme de tantos años de no cuidarme. También retomé mis prácticas y estudios, porque siempre se puede aprender más.

Hoy, en mi Sadhana (práctica) diaria de yoga logré perfeccionar un asana que para mí, dado lo que les conté antes, parecía imposible: realizar Adhomuka (el perro), con la espalda en línea, las piernas totalmente estiradas y tocando el piso con los talones apoyando totalmente los pies!!! Después de 3 años estoy recuperando la elasticidad y medida original de mis ligamentos posteriores de las piernas!!! Estoy tan feliz!!!

Se que hay mucho por hacer, pero a diferencia de otras veces, no quiero centrarme en lo que falta sino disfrutar de lo conseguido, porque estas pequeñas cosas son nuestros grandes logros cotidianos y ser consciente de esto nos anima a seguir creciendo.

Hoy di un gran paso, y si yo pude, estoy segura que vos también.

Buena práctica.

Lore

Luna lunera, cascabelera

La luna es pura energía, juega con las aguas y las mareas haciéndolas subir o bajar según la fuerza de atracción que ejerce sobre la tierra, los animales y la naturaleza entera reciben su influencia de una u otra manera. La Tierra, por ejemplo debe agradecer su influencia para mantenerse sobre su eje. Y como es lógico, nosotros no estamos fuera de ese ciclo natural.

Allá colgada en el cielo, la Luna nos fascina desde siempre. Por eso se le atribuyen poderes mágicos y misteriosos, como convertir a un hombre en lobo, hacer que el pelo nos crezca más rápido o mejorar la fertilidad.

La palabra «luna» viene del latín y su raíz, «leuk», es de origen indoeuropeo y está presente por ejemplo en el griego: «leukós» (blanco brillante). Siempre ha sido un foco en la noche, la luz y guía en la oscuridad y prácticamente todas las culturas en la historia del hombre la han venerado, observado hasta otorgarle la categoría de deidad con la consiguiente responsabilidad sobre el ser humano, los animales y la indomable naturaleza del planeta Tierra.

Pero más allá de los mitos, el satélite de la Tierra es en verdad único y sí ejerce una extraordinaria influencia sobre el planeta.

La orquestación de las mareas, su papel en el inicio de la vida terrestre y cómo marca el ritmo y hasta la estabilidad del mundo son algunos de los asombrosos poderes reales de la Luna.

Los ciclos de la luna duran 28 días, igual que el ciclo de reproducción femenino, quizá por eso se la vincula al concepto de fertilidad y en muchas culturas se la adoraba en invocaba para impulsarla o protegerla. Hoy mismo se habla de 9 lunas al mencionar el ciclo de un embarazo.

Desde las creencias populares se dice de la Luna llena que provoca euforia y alegría, de la Luna menguante que es un tiempo de depuración y limpieza, de la Luna nueva que es momento de inestabilidad e incertidumbre y de la Luna creciente que da lugar al crecimiento y ascenso. Seguro escuchaste decir que alguien está “alunado” cuando está enojado o de mal humor, verdad?

En realidad El lunatismo o “Hipótesis de Transilvania” es un supuesto estado de locura temporal que suele relacionarse con las fases lunares, principalmente con la luna llena . En la Edad Media  ésta teoría trajo la creencia acerca de los hombres lobo. De ahí que quienes tienen esta condición son llamados “lunáticos”.

Ahora, profundizando un poco más, todos los objetos, incluyendo estrellas, planetas y satélites, junto con sus atributos físicos (tangibles) emanan frecuencias sutiles (intangibles). Estos atributos físicos y frecuencias sutiles nos afectan en varios grados en el plano físico y sutil.

Las frecuencias que emanan de la Luna afectan a las frecuencias del cuerpo mental, es decir, a la mente de los seres humanos. Por ‘mente’ nos referimos a nuestros sentimientos, pensamientos, emociones y deseos. La mente está constituida por la mente consciente y la mente subconsciente.

Las frecuencias lunares son ligeramente más sutiles (intangibles) que las frecuencias de nuestros pensamientos, pero son mucho menos sutiles que las frecuencias de las impresiones de nuestra mente. Las frecuencias lunares tienen la capacidad de hacer que las frecuencias de los pensamientos procedentes  de las impresiones de nuestro subconsciente emerjan a la mente consciente. Por eso, la Luna llena es un período especial en el que las energías espirituales están especialmente disponibles y facilitan una relación más estrecha entre las personas y el Universo. Hoy en día, en muchos lugares del mundo se realizan meditaciones mensuales en época de luna llena aprovechando toda esta energía liberada, canalizando pedidos, invocando sanación al planeta, energías de luz, amor, paz y unidad o simplemente agradeciendo.

En cuanto a los animales, muchos de ellos se vuelven más activos, sonoros y fértiles cuando brilla la luna llena. Un ejemplo, cada 28 días, con la luna llena, los corales generan una nueva capa ósea sobre la anterior y este crecimiento está dictado por la órbita mensual de la Luna.

El mismo ritmo del planeta ha sido marcado por su satélite. La Tierra se ha ralentizado, como consecuencia, la Luna se ha acelerado. Eso quiere decir que se está alejando. Exactamente 3,78cm por año, según las precisas mediciones de los astrónomos.

Desde la colisión que creó la Luna, el eje la Tierra ha estado inclinado, girando a un ángulo constante de 23 grados, lo que permite las variaciones de la luz del sol y las estaciones, la estabilidad del clima, y por lo tanto el ciclo de la vida. Esto la hace fundamental para la vida de la tierra.

Por último: “detalle dedicado a los fervorosos “lunáticos”: la Luna es 400 veces más pequeña que el Sol, pero está 400 veces más cerca. Pero por un efecto óptico, parecen, en el cielo, del mismo tamaño. Por eso son posibles fenómenos como los eclipses.” (Fuente BBC Ciencia).

Todo esto es mucho más que una genial coincidencia cósmica.

la luna

SP y TDPM sabes de que se trata?

Hasta hace un tiempo se solía llamar “histéricas” a las mujeres, eran tratadas como enfermas mentales e incluso llevadas a un manicomio. Ahora, a través de diagnósticos reduccionistas y simplistas se las médica para “domesticarlas” y hacerlas encajar en la sociedad … “no pones nada de tu parte”, “mirá el calendario antes de quejarte”, “estás loca”, “sos una histérica”, “uf, seguro está en esos días” … te suena?

Bueno, te propongo que antes de continuar dejemos de lado las descalificaciones de todo tipo ya que son siempre insultantes, no nos llevarán a ningún lugar saludable y la intención de esta nota es aprender para ganar calidad de vida entre todos y para todos.

Hablemos de cuestiones femeninas. Desde que somos adolescentes aprendemos que los cambios hormonales dentro del ciclo de vida de una mujer fértil son algo biológicamente normal. De todos modos hasta el siglo pasado menstruar todavía estaba lleno de mitos (no te laves la cabeza en “esos días porque se te corta”, por ejemplo).

Hoy sabemos que  la naturaleza nos ha preparado tanto física como emocionalmente para procrear y afrontar cada mes este proceso de generación y limpieza, de creación y despedida. Es decir, una vez al mes el cuerpo se prepara para biológicamente para engendrar, pero al menos que hayamos quedado embarazadas, el cuerpo procede luego al descarte y limpieza de aquello que ha preparado pero ya no le sirve. Eso es lo que llamamos regla. Este proceso no es sólo físico, sino que también viene acompañado de variaciones emocionales similares a una despedida o un “luto por el hijo que no fue.

Este proceso es perfectamente natural. Pero puede pasar que se vea modificado y que por algún motivo que todavía no se ha determinado con absoluta certeza, se produzcan desajustes en los síntomas físicos, conductuales y emocionales relacionados provocando alteraciones como el SP y el TDPM.
A la serie de síntomas que aparecen en los días previos al sangrado, se los denomina el Síndrome Premenstrual (SP) y es algo que en mayor o menor medida afecta a casi todas las mujeres durante su vida fértil.

La sintomatología del Trastorno Disfórico Premenstrual (TDPM), es muy similar al Síndrome premenstrual (SP) pero la diferencia reside en la intensidad de los síntomas y en cuanto éstos alteran el ritmo habitual de tu vida.

Está probado que no hay causas psicológicas ciertas y que lo que produce estos desajustes NO es la producción hormonal o si se produce más o menos estrógeno o progesterona, sino cómo son afectados los neurotransmisores por esta variación hormonal que sucede mes a mes aproximadamente entre 10 días y una semana antes del sangrado.
Dejemos atrás las etiquetas y la idea de “yo ya sé de qué se trata”. Si de verdad queres empezar a mejorar algo en tu vida o ayudar a quien amas a transitar este camino con amor, pues es una buena idea comenzar a aprender más y comprender mejor de que se trata realmente.

Acá te dejo una lista de los síntomas habituales del TDPM, ten en cuenta que no necesariamente debes padecer todos y que, nuevamente, es la intensidad de estos síntomas y cuanto alteren el ritmo de normal de tus días, los que determinen si se trata de un Síndrome Premenstrual o de TPDM.

SÍNTOMAS DEL TRASTORNO DISFÓRICO PREMENSTRUAL (TDPM) (imaginate si esto te pasara cada 15 días …)

SÍNTOMAS FÍSICOS

  • Fatiga
    • Mareos
    • Nauseas
    • Problemas con el sueño (dormir demasiado o muy poco durante varios días)
    • Dolores de cabeza o migrañas
    • Dolor de articulaciones y músculos, calambres
    • Sensibilidad de los senos
    • Encías inflamadas
    • Candidiasis bucal o vaginal
    • Aumento de peso e hinchazón debido a retención de líquidos
    • Distensión abdominal
    • Cambios de apetito (antojos, comer en exceso o falta de apetito)
    • Estreñimiento o diarrea
    SÍNTOMAS ANÍMICOS
  • Sentirse:
    – sumamente ansiosa y con los nervios de punta
    – muy deprimida y desesperanzada
    – muy molesta o irritable
    – abrumada y sin control
    – desesperanzada que su vida no vale nada
    – con intenciones suicidas
    • Tener arranques de llanto y cambios de humor
    • Tener ataques de pánico
    • Tener dificultad para concentrarse
    • Perder el interés en las actividades acostumbradas
    • Tener dificultad para relacionarse con otras personas se aleja de otros, incluidos familiares y amigos
    • Tener miedo a salir de casa y estar en lugares concurridos le provoca angustia

Es importante saber que al no tratarse de una enfermedad sino de una condición, tanto el Síndrome premenstrual como el TDPM no tienen cura. Lo que SI podemos es apelar a ciertos cambios en nuestra vida que nos ayudarán muchísimo a mejorar la situación y tener una mejor calidad de vida para nosotras y para quienes nos acompañen (ellos tampoco lo pasan bien, te lo aseguro).

No hay un único tratamiento para el TDPM, es difícil decir cuál es el más efectivo, porque cada cuerpo es un mundo, existen diferentes alternativas y terapias como la Cognitivo conductual, el Mindfulness, el Yoga, la Meditación, los medicamentos antidepresivos o anti epilépticos (siempre bajo indicación médica, sin excepción), la Homeopatía, la terapia floral, cada una, a través del autoconocimiento, encontrará la que se adecue mejor a sus necesidades.

Algunas ideas para sentirte mejor:

  • Conocerte mejor será el primer paso. Para esto, es aconsejable hacer un diario de síntomas durante, al menos tres meses, puede ayudarte a identificar cuál es tu situación real.
  • Mejorar tus hábitos de alimentación, una alimentación más saludable, con menos azúcares y carbohidratos ya que si bien te dan sensación de bienestar al principio, luego se transforman en una fuente de más energía y esto puede alterar tu excitabilidad.
  • Hacer actividad física de forma regular (aunque sea salir a caminar), te ayudará a generar endorfinas (la hormona del bienestar) de forma natural, además de ser una descarga para las emociones desbordadas.
  • Aprender técnicas de respiración abdominal. La respiración abdominal, tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro y favorece la secreción de hormonas como la  La serotonina es un neurotransmisor que influye en forma directa sobre los estados depresivos
  • Realizar meditaciones o actividades que te conecten con el placer (como pintar o escribir), y comenzar a trabajar sobre tus partes internas puede ayudarte mucho a reconocer e identificar lo que te sucede para poder comunicarlo y así sentirte acompañada en este proceso.
  • También es muy importante reducir al mínimo la ingesta de alcohol, tabaco y evitar las drogas de todo tipo.
  • Hablar del tema. Es fundamental que no te encierres y te pongas en contacto con gente que pueda ayudarte o que te comprenda para no caer en pozos depresivos.

Lo bueno de todo esto, aunque el panorama no se vea bien, es que ya sabes que esto existe, que no estas enloqueciendo y que es posible sentirse mejor.

Si tenes ganas de saber más sobre esto no dudes en escribirme, hay un grupo de mujeres y profesionales muy serios que saben del tema y que puede ayudarte a estar mejor.

Aquí un poco más de información:

health/shic/html/s9132.asp

http://napmdd.org/

Un abrazo con amor

Lore ❤

ciclo