Luna lunera, cascabelera

La luna es pura energía, juega con las aguas y las mareas haciéndolas subir o bajar según la fuerza de atracción que ejerce sobre la tierra, los animales y la naturaleza entera reciben su influencia de una u otra manera. La Tierra, por ejemplo debe agradecer su influencia para mantenerse sobre su eje. Y como es lógico, nosotros no estamos fuera de ese ciclo natural.

Allá colgada en el cielo, la Luna nos fascina desde siempre. Por eso se le atribuyen poderes mágicos y misteriosos, como convertir a un hombre en lobo, hacer que el pelo nos crezca más rápido o mejorar la fertilidad.

La palabra «luna» viene del latín y su raíz, «leuk», es de origen indoeuropeo y está presente por ejemplo en el griego: «leukós» (blanco brillante). Siempre ha sido un foco en la noche, la luz y guía en la oscuridad y prácticamente todas las culturas en la historia del hombre la han venerado, observado hasta otorgarle la categoría de deidad con la consiguiente responsabilidad sobre el ser humano, los animales y la indomable naturaleza del planeta Tierra.

Pero más allá de los mitos, el satélite de la Tierra es en verdad único y sí ejerce una extraordinaria influencia sobre el planeta.

La orquestación de las mareas, su papel en el inicio de la vida terrestre y cómo marca el ritmo y hasta la estabilidad del mundo son algunos de los asombrosos poderes reales de la Luna.

Los ciclos de la luna duran 28 días, igual que el ciclo de reproducción femenino, quizá por eso se la vincula al concepto de fertilidad y en muchas culturas se la adoraba en invocaba para impulsarla o protegerla. Hoy mismo se habla de 9 lunas al mencionar el ciclo de un embarazo.

Desde las creencias populares se dice de la Luna llena que provoca euforia y alegría, de la Luna menguante que es un tiempo de depuración y limpieza, de la Luna nueva que es momento de inestabilidad e incertidumbre y de la Luna creciente que da lugar al crecimiento y ascenso. Seguro escuchaste decir que alguien está “alunado” cuando está enojado o de mal humor, verdad?

En realidad El lunatismo o “Hipótesis de Transilvania” es un supuesto estado de locura temporal que suele relacionarse con las fases lunares, principalmente con la luna llena . En la Edad Media  ésta teoría trajo la creencia acerca de los hombres lobo. De ahí que quienes tienen esta condición son llamados “lunáticos”.

Ahora, profundizando un poco más, todos los objetos, incluyendo estrellas, planetas y satélites, junto con sus atributos físicos (tangibles) emanan frecuencias sutiles (intangibles). Estos atributos físicos y frecuencias sutiles nos afectan en varios grados en el plano físico y sutil.

Las frecuencias que emanan de la Luna afectan a las frecuencias del cuerpo mental, es decir, a la mente de los seres humanos. Por ‘mente’ nos referimos a nuestros sentimientos, pensamientos, emociones y deseos. La mente está constituida por la mente consciente y la mente subconsciente.

Las frecuencias lunares son ligeramente más sutiles (intangibles) que las frecuencias de nuestros pensamientos, pero son mucho menos sutiles que las frecuencias de las impresiones de nuestra mente. Las frecuencias lunares tienen la capacidad de hacer que las frecuencias de los pensamientos procedentes  de las impresiones de nuestro subconsciente emerjan a la mente consciente. Por eso, la Luna llena es un período especial en el que las energías espirituales están especialmente disponibles y facilitan una relación más estrecha entre las personas y el Universo. Hoy en día, en muchos lugares del mundo se realizan meditaciones mensuales en época de luna llena aprovechando toda esta energía liberada, canalizando pedidos, invocando sanación al planeta, energías de luz, amor, paz y unidad o simplemente agradeciendo.

En cuanto a los animales, muchos de ellos se vuelven más activos, sonoros y fértiles cuando brilla la luna llena. Un ejemplo, cada 28 días, con la luna llena, los corales generan una nueva capa ósea sobre la anterior y este crecimiento está dictado por la órbita mensual de la Luna.

El mismo ritmo del planeta ha sido marcado por su satélite. La Tierra se ha ralentizado, como consecuencia, la Luna se ha acelerado. Eso quiere decir que se está alejando. Exactamente 3,78cm por año, según las precisas mediciones de los astrónomos.

Desde la colisión que creó la Luna, el eje la Tierra ha estado inclinado, girando a un ángulo constante de 23 grados, lo que permite las variaciones de la luz del sol y las estaciones, la estabilidad del clima, y por lo tanto el ciclo de la vida. Esto la hace fundamental para la vida de la tierra.

Por último: “detalle dedicado a los fervorosos “lunáticos”: la Luna es 400 veces más pequeña que el Sol, pero está 400 veces más cerca. Pero por un efecto óptico, parecen, en el cielo, del mismo tamaño. Por eso son posibles fenómenos como los eclipses.” (Fuente BBC Ciencia).

Todo esto es mucho más que una genial coincidencia cósmica.

la luna

Los Chakras: básicos para entenderlos mejor

Sabemos que estamos formados por tres cuerpos, el mental,el físico y el espiritual y que el Universo está hecho de energía en constante movimiento. Considerando esto podemos decir que cada ser crea y comparte este energía con todo aquello que lo rodea. Al mismo tiempo somos receptores de esa energía que nos circunda. De éste modo se genera un feedback o retroalimentación energético del que somos parte de forma consciente o inconsciente ya que esto sucede sin que nuestra voluntad intervenga para ello.

Este intercambio energético sucede en el campo del cuerpo sutil, es decir, el cuerpo que no podemos tocar con las manos en forma directa pero que si podemos sentir, por ejemplo,  en forma de calor en la palma de las manos.

En el cuerpo existen muchos puntos donde este intercambio energético se concentra de forma más intensa. Estos centros de enegía distribuidos a lo largo de la columna vertebral es lo que llamamos chakras.

Los chakras son nuestros puentes, nuestra forma de dar y recibir energía con todo lo que nos rodea, incluso la energía Universal del todo.

En la ciencia yóguica, se definen como centros giratorios de energía que reciben, regulan y distribuyen el prana, o la energía vital que fluye por nuestros cuerpos sutiles a través de nuestros canales energéticos (nadis, o lo que en la medicina china se conoce como meridianos, en cuyo caso el prana se conoce como chi).

Los chakras pricipales son siete, y están ubicados sobre la columna vertebral de manera ascendente.

220324606739856121_FlnjMoa3_c

Esta energía es la misma que nos da vitalidad, y que se transforma en diferentes tipos de vibraciones que están conectadas con diferentes formas de la energía universal: la supervivencia, la sensualidad, el poder personal, el amor, la expresividad, la intuición y la espiritualidad.

Los chakras son una especie de mapa de nuestro ser corporal y metafísico, de nuestro mundo interior y de nuestra relación con el mundo.

Una manifestación saludable de cada una de estas energías (que tienen un color y vibración específicos) se refleja en salud, bienestar, relaciones satisfactorias, voluntad y decisión, creatividad, capacidad de disfrute y conexión con el universo, entre otros aspectos. En general, significa tener un equilibrio entre las diferentes dimensiones de la vida que de una forma u otra están operando de forma positiva o negativa y que forman parte de nosotros en nuestros aspectos físicos, mentales, emocionales y trascendentes.

Lo más bello de comprender e identificar cada chakra y su resonancia en nuestro cuerpo y en nuestra experiencia vital es que, al potenciar, desbloquear o moderar un chakra determinado, podemos transformar ese aspecto de nuestra vidas con el que está relacionado y curiosamente, las circunstancias externas también se modificarán.

Por tanto, el conocimiento sobre los chakras es una poderosa herramienta de autoobservación y equilibrio: los dos objetivos fundamentales del yoga.

Cuando trabajamos sobre los chakras y los equilibramos NO estamos buscando “llegar” a un estado superior o diferente. Sino que estamos buscando regresar a ese equilibrio que es natural en nosotros y que se altera con condicionamientos sociales, familiares o culturales, creencias, patrones mentales recurrentes, circunstancias extremas o formas de vida que nos hacen estar alejados de nuestro verdadero espíritu.

En próximos artículos seguiremos aprendiendo sobre los chakras y profundizaremos sobre cada uno de los 7 principales.

Chakras

Buscar la felicidad no me hace feliz

 

Te parece una contradicción? Bien, te cuento que no es tan así. 

Buscar constantemente como ser feliz, puede generar angustia. Esto sucede cuando quienes la buscan, lo hacen pensando en que todo lo que se sugiere realizar para alcanzar la felicidad, DEBE hacerlos felices, y no saben lidiar con la frustración, si los resultados no aparecen o no  lo hacen en tiempo y forma.

La verdad, es que la felicidad, no es producto de hacer sólo una cosa, sino de un cambio en el estilo de vida y es bueno saber de antemano que no siempre se lo consigue de un día al otro o aparece por arte de magia.

Sabiendo esto, resulta lógico darse cuenta que este cambio en nuestro estilo de vida poco tiene que ver con las circunstancias, sino más bien con esas pequeñas cosas que vamos modificando a diario, esos cambios chiquitos pero constantes y firmes que poco a poco nos hacen sentir más satisfechos con la vida que tenemos y con nosotros mismos.

Algunas ideas? Podes empezar ahora mismo realizando simples cambios como: perdona y perdónate, deja ir aquello que ya no sirve o no te aporta nada positivo, relájate (no podes controlarlo todo), prioriza la paz y no siempre la razón (no necesitas convencer a nadie de nada y es mucho más saludable), redefiní tus prioridades, sonreí un poco más (aun cuando se te haga muy difícil), da las gracias, no te presiones (ser paciente y amoroso también vale para nosotros mismos), come despacio y disfruta cada bocado, date tiempo para las cosas que te dan placer (ver una película, pintar, leer o lo que sea que te de alegría y tranquilidad), etc.

No pretendas hacer todo junto, da los pasos de a uno por vez, seguro pero firme, pronto todo este proceso se convertirá en algo natural.

Trabajemos a diario para ser cada día más felices.

Lore

11895989_1707186459504535_7178789542364129454_n

Básicos, sabes de que se hablamos cuando decimos Meditación?

¿Cuántas veces has sentido que necesitas descansar del correr incesante de la vida moderna? ¿Cuántas veces has querido salirte del ruido y entrar en el silencio, pero tus pensamientos no paran de repetir cosas que ya no quieres escuchar? Es muy común en nuestros días encontrarte tenso, malhumorado, apretado y no saber qué hacer para aliviar la situación. Estamos viviendo una vida de grandes tensiones que le exigen al ser humano una estabilidad muy grande para no caer en el tan temido estrés, mal común en nuestros días.

La vida moderna parece estar hecha para evitar, en todo momento, la mirada interna. Se han alcanzado grandes logros en el campo de la tecnología pero no sabemos introducirnos en nosotros mismos.

Meditación procede del latín meditatĭo y hace referencia a la acción y efecto de meditar (enfocar atentamente el pensamiento a la consideración de algo). El concepto está asociado a la concentración y a la reflexión profunda.

Por ejemplo: “Te recomiendo dedicar unos días a la meditación de los temas que te comenté”, “Después de una larga meditación, he llegado a la conclusión de que lo mejor es renunciar a la empresa”.

La noción de meditación es habitual en la religión y la espiritualidad. Se trata de una práctica que consiste en concentrar la atención sobre un pensamiento, un objeto externo o la propia conciencia.

Meditar es algo que se puede hacer solo, pero te recomiendo que al principio lo hagas de la mano de alguien que ya tenga práctica, de este modo tu experiencia será mucho más satisfactoria y lograrás muy pronto reconocer los beneficios
El Budismo, el Cristianismo (a través de sus oraciones), el Judaísmo o el Islam son algunas de las religiones que no dudan en tener como uno de sus principales pilares a la meditación.
Existen diversas formas de meditación, desde religiosas hasta las terapéuticas, estáticas o en movimiento, en silencio o con música. Cada persona puede, a través del autoconocimiento, descubrir que tipo de meditación le resulta más adecuada. Diversos estudios aseguran que las técnicas de meditación pueden contribuir a fortalecer la memoria, mejorar la concentración, reforzar la salud y mejorar los episodios de insomnio.
No obstante, existen otros muchos beneficios que aporta la práctica de la meditación a cualquier ser humano. En este sentido, tendríamos que destacar que permite reducir de manera notable lo que son los niveles de estrés, consigue ponerle punto y final a la ansiedad y además de todo ello se convierte en una herramienta estupenda para acabar con los cuadros de depresión.
Meditar es algo que todos pueden hacer, no requiere de grandes cantidades de tiempo ya que es posible hacerlo en unos minutos como en media hora o más, lo importante es la constancia y regularidad por lo que se recomienda que la práctica sea diaria.

Por regla general, la meditación se suele clasificar en dos grandes grupos. Así, por un lado, se encuentra la llamada de conciencia plena, que  trabaja sobre cuestiones tales como serían la experiencia y la propia percepción. Por otro lado, está lo que se conoce como meditación de concentración. La meditación también ayuda a la introspección, aumentando el conocimiento de uno mismo.

Cuando, a través de la meditación, te pones en contacto con tu alma, tu vida comienza a cambiar. Es como si abrieras una llave por donde fluye una energía muy especial que tiene el poder de hacer nuevas todas las cosas.

Lore

11666284_1157768944253124_7710357741813908232_n

10 consejos para las clases de Yoga

1.- Compra tu propio MAT de yoga o reserva una sábana limpia para cubrir la colchoneta que vayas a utilizar: La mayoría de los lugares donde se practica esta disciplina prestan las esteras y las colchonetas, sin embargo, no está demás que adquieras la tuya, para que te relajes a tu gusto. En el caso de las colchonetas, usando una sábana para cubrirla te encontrarás más a gusto y te aseguras normas básicas de higiene. 

2.- Guarda silencio: Cuando entres a la sala donde vayas a practicar yoga evita realizar cualquier tipo de ruido, comenzar a saludar o conversar con tus compañeros debido a que la gente que haya llegado antes seguramente estará buscando relajarse o incluso meditando previo a la clase. Siempre espera las indicaciones del maestro para iniciar con la sesión.

3.- Lleva ropa cómoda: Es importante que tu vestimenta sea confortable y elástica, para que realices sin problema las diferentes posturas de yoga. Recuerda que esta disciplina se realiza sin zapatos.

4.- Utilización de accesorios: Si bien son opcionales, el uso de bloques, correas y mantas te ayudan a mejorar las asanas.

5.- El canto de OM: No te extrañe que las clases de yoga inicien con este mantra muy conocido. Sólo cierra los ojos y escucha.

6.- Aprende a respirar: Los instructores enseñan la forma correcta de respiración para acompañar cada movimiento, esto te permitirá a profundizarlos y a adquirir mejor los beneficios de la práctica. Al mismo tiempo, en la relajación final consciente, esta respiración te ayuda a relajar el cuerpo.

7.- Nunca se debe experimentar dolor: Cuando realices una asana y tengas una sensación de molestia, desgarre o punzadas, regresa a tu posición original; esto se debe a que tu cuerpo no está bien alineado o que hay que revisar alguna patología escondida, nunca está demás contarle al Instructor sobre tus molestias previo al inicio de la clase, de este modo él podrá guiarte mejor y de forma beneficiosa.

8.- Las asanas son secuenciales: Las diferentes posturas se van alternando con pausas de descanso.

9.- Los instructores pueden acomodar tu cuerpo: si luego de guiar varias veces la secuencia todavía no encuentras la postura. La alineación corporal es la clave del yoga, por lo que los maestros podrán ayudarte con alguna postura.

10.- Evita las comparaciones: Algunas personas son más flexibles, otras son más fuertes, otras trabajan mejor la concentración. Si a vos algo te cuesta trabajo, tomate tu tiempo y practica un poco más. El trabajo es siempre sobre un mismo, el yoga no es una competencia, sino un camino de crecimiento.

Lore

1378241_10202140010650492_144952258_n

Dedicarse a uno mismo … sin culpa!

Domingo dedicado a mí misma. Estudiando, aprendiendo, creciendo.
Es que dedicarse tiempo es lo más valioso que podemos hacer por nosotros mismos. El tiempo vale, tiene peso propio, sustento y como todo aquello que no es retornable, adquiere la importancia que nosotros queramos darle.
Muchas veces consideramos que dedicarnos a nosotros mismos es perder el tiempo, inclusive la sociedad muchas veces nos hace sentir en falta o con culpa poniendo etiquetas como “egoísta”, cuando en realidad, cultivar nuestro tiempo dedicándolo a nosotros es un acto de amor y generosidad para con nosotros mismos y los demás.
Te parece contradictorio? pues veámoslo de otro modo.
Solamente podemos compartir y dar aquello que somos o tenemos. No es factible dar lo que no nos pertenece, verdad? entonces, si toda mi energía es hacia los demás, que me queda para compartir? que tengo yo para dar?
El secreto está en el equilibrio, en establecer una relación saludable con el “egoísmo consciente” que es quien nos mantiene con la balanza de recursos internos en perfecta armonía.
Lore
arbol

Una cuestión de actitud

Todos estamos en el trabajo diario de hacer de nuestras vidas un lugar mejor, de aportar y aportarnos equilibrio, calma y plenitud. Uso la palabra trabajo porque de eso se trata, de una labor que implica dos elementos fundamentales: acción y elección.
Elección porque cada mañana al abrir los ojos elegimos con que actitud comenzar la jornada, determinando así una gran parte de los resultados.
Con una actitud positiva, no fantasiosa ni negadora, que son cosas muy diferentes, lograremos el empoderamiento necesario para construir nuestro día con mayor claridad, fortaleza y sabiduría.
Acción porque es la dinámica universal, nada sucede sin nuestra intervención, consciente o inconscientemente. Por acción u omisión, estamos interviniendo, movilizando, por ende, activando inevitablemente la ley de causa y efecto, incluso en las pequeñas cosas.
Para que algo suceda debe haber un antecedente, para que algo no suceda, también. Estamos conectados, incluso en la desconexión.
Cada día tiene una impronta distinta. Algunos son mejores que otros, eso es parte del flujo de la vida. Muchas circunstancias escapan a nuestras manos, pero lo que sí es nuestra absoluta potestad es el poder elegir con que actitud enfrentar aquello que nos disturba, hiere, enoja, entristece o simplemente nos desequilibra o nos aleja del centro. Algunos días nos sientan de maravilla, pero también hay de esos otros que es mejor dejar pasar y sólo tomar aquello que nos sirve sin anclarse.
Aún en esos días donde las cosas parecen bloquearse o simplemente nuestro estado de ánimo o energía vital se ve disminuida, es nuestra actitud (elección) y lo que hacemos (acción) lo que nos determinará el resultado al final de la jornada.
Todavía vas a dejar tu armonía en manos de otros o de las circunstancias? con que actitud vas a comenzar el día? que vas a hacer al respecto?
Les cuento un secreto? al lado de mi cama tengo una libreta que se fue armando con el tiempo, ahí voy anotando las miles de formas que se me ocurren en que quisiera iniciar mi día para hacerlo mejor, con una actitud alegre, o sabia, o calma, u observadora, o activa, o amorosa y luego, al lado, pongo ideas de como creo que puedo lograrlo, junto con una afirmación.
Cada mañana, al despertarme, abro en una página cualquiera, leo mi actitud del día junto con la acción que la acompaña, memorizo la afirmación y recién así inicio mi jornada. Me ayuda muchísimo! Sobre todo en los días más complicados.
Y ustedes se animan a hacer sus libretas personales?

Lore

Actitud

Equinoccio

Quizá hayas escuchado en algún lado la palabra EQUINOCCIO, sabes de que se trata?
Equinoccio significa literalmente “noche igual”. Es decir, El día en que las horas de oscuridad y luz son iguales.
Solo durante los equinoccios —el de otoño y el de primavera— nuestros relojes aciertan a marcar justo doce horas de día y doce horas de noche.
La fecha en la que el día y la noche duran el período de tiempo mas cercano entre sí es llamada equilux.
Ninguno de los dos hemisferios recibe más luz solar que el otro, de manera que ambos tienen estaciones similares (otoño en un hemisferio, y primavera en el otro).
Primavera-Otoño: Tiempo de Renovación. Tiempo de Reflexión
Las estaciones del año marcan los tiempos naturales de nuestro Planeta. La Primavera viene acompañada de nacimiento, renovación, movimiento y vida. El Otoño, de sosiego, reflexión, reproducción y vida.
Resulta curioso, a pesar de toda la tecnología, de todos los avances y de todos nuestros esfuerzos por desvincularnos de nuestra naturaleza “animal”, la mayoría de los seres humanos experimentamos en nuestro cuerpo y en nuestra mente los cambios que se producen con cada estación.
Nos sentimos felices, recargados y eufóricos en primavera. El otoño nos invita a resguardarnos en nuestro hogar, al descanso y nos prepara poco a poco para el letargo invernal.
Si nos dejamos llevar y fluimos por las sensaciones estacionales, nuestra mente y nuestro cuerpo respetan los ritmos naturales con los que convivimos en armonía durante millones de años.
Tras el reposo del invierno, la primavera llega llena de energía con sus múltiples flores, brotes verdes y perfumes. Una multitud de cambios se produce a nuestro alrededor y todo en el ambiente nos estimula y nos empuja a movernos, renovarnos y evolucionar.
En otoño, luego del energético verano, las hojas caen de los árboles, el ambiente refresca, y los humanos sentimos la necesidad de parar el movimiento y resguardarnos a meditar antes del retorno a la parsimonia invernal.
Primavera y Otoño, tiempo de vida, tiempo de reflexión. tiempo de movimiento, tiempo de sosiego.
EQUINOCCIO tiempo de dualidad y compensación.
Una vez más, la Naturaleza nos presta su ayuda y nos habla con el amor de una madre hacia sus hijos.
Hemisferio Norte y Hemisferio Sur se igualan gracias a la rotación del planeta. Somos todos uno, formamos todos parte de la Tierra, nuestra Madre, nuestra Naturaleza.
yinyAN (2)