Saludando al sol

Surya Namaskar o Saludo al sol se llama a una serie de 12 asanas encadenadas o secuencia de asanas que proporcionan elasticidad, calentamiento y masajean todos los órganos del cuerpo.

El saludo al sol está considerado como uno de los ejercicios de yoga más completos que existen. En las clases de yoga se emplea como pre-calentamiento para preparar la concentración y la elasticidad, pero también es una práctica completa en sí mismo. El motivo por el que está considerado un ejercicio tan eficaz es su combinación de las principales posturas o asanas yóguicas con la respiración consciente, lo que deja el cuerpo, la mente y el espíritu relajado, preparado y alerta para otros ejercicios, para la meditacion o para emprender las actividades diarias.

Beneficios del saludo al sol

De manera general, podríamos decir que el saludo al sol fortalece todos los sistemas del organismo, potenciando al salud y la energía física, mental y espiritual. Cada postura tiene su propia finalidad, pero de manera conjunta, el saludo al sol supone un verdadero regalo para el organismo:

    • Mejora la flexibilidad general de músculos, ligamentos y tendones.
    • Fortalece el aparato locomotor (piernas y brazos).
    • Masajea los órganos internos de la caja torácica.
    • Proporciona concentración, calma, serenidad y fuerza interior.
    • Estimula la circulación linfática y sanguínea.
    • Depura el organismo.
    • Fortalece el corazón y el sistema circulatorio.
    • Equilibra los chakras.
    • Libera la tensión y alivia la ansiedad y la depresión.
    • Estimula el sistema inmune mejorando el estado de salud general.
    • Nos prepara para afrontar la vida con entusiasmo, alegría y serenidad.

Precauciones para realizar el saludo al sol

    • No te excedas nunca. La respiración debe realizarse siempre por la nariz. Si ves que necesitas respirar por la boca, es el momento de parar.
    • Realizalo despacio, sobre todo al principio, de manera que puedas controlar la frecuencia de la respiración y los latidos del corazón, para no forzar el organismo.
    • Practica la consciencia en cada postura, cómo te sientes, cómo es tu respiración, con qué dificultades te encuentras. No dejes que los pensamientos te arrastren. Cada vez que se cruce un pensamiento por tu mente mientras realizas las posturas, déjalo pasar y regresa a la concentración en el aquí y el ahora.
    • Con presión alta no controlada por médico, fiebre o infecciones en la cabeza o boca no es aconsejable realizar el saludo al sol.
    • Se constante. Es mejor la práctica diaria moderada, que las sesiones extenuantes puntuales.
    • Si estas embarazada o estás transitando alguna patología importante no realices las posturas  clásicas del saludo al sol. Pregunta a un experto las variantes adecuadas a tu estado.
    • Después de comer no es una buena idea realizar el saludo al sol. La mejor hora es por la mañana o por la noche, pero siempre con el estómago vacío o la digestión hecha.

El saludo al sol es una de las prácticas que más beneficios puede reportar a tu salud. Es sencillo de hacer, es gratis, es agradable. Y si te comprometes con disciplina a practicarlo cada día, notarás cambios importantes en tu ser. No solo a nivel físico, sino también a nivel emocional. Te aseguramos que dispondrás de una extraordinaria energía para afrontar los quehaceres diarios con mucho más entusiasmo.

MOC_GIFO_SURYA-NAMASKAR_FINAL

saludoalsol
Paso a paso del Saludo al sol o Surya Namaskar incluyendo la respiración

Para calmar la ansiedad: RESPIRAR

Muchas veces por el entorno, la vida que llevamos, las circunstancias o simplemente por nosotros mismos, entramos en estados de ansiedad que nos dificultan el día.

Que ya sabes respirar? claro, es fundamental para vivir, pero lo hacemos correctamente cuando estamos estresados?

Te cuento un secreto: cuando estamos estresados, enojados, ansiosos, con miedo, la respiración cambia, se hace más rápida y mucho más superficial, esto genera en nuestro cuerpo una serie de alarmas que realimentan estas sensaciones desagradables.

Que sucede como consecuencia? que no nos podemos relajar, nos cuesta dormir, sentimos más miedo, angustia, nos llenamos de pensamientos feos, y el cuerpo reacciona como si estuviera en peligro, sin importar si el motivo es real o no.

Así como cambia la respiración bajo estos estímulos, cambiando la respiración podemos controlar y mejorar estas sensaciones generando un flujo inverso, desde adentro hacia afuera.

Te propongo un ejercicio simple que podría ayudarte para reencontrar tu equilibrio.

Hacelo SOLAMENTE tres veces seguidas si nunca antes habías trabajado sobre tu respiración de forma consciente. A medida que vayas adquiriendo práctica podrás hacerlo un poquito más, incluso con el tiempo podrás aprender pranayamas más complejos, aunque te aseguro que para relajarte en el día a día, con este ejercicio será más que suficiente.

Comenzamos:

Sentate en un lugar cómodo, no hace falta que sea en ninguna postura especial, solamente que tu cuerpo esté derecho, con la espalda recta y relajada.

Hace un movimiento hacia arriba y hacia atrás con ambos hombros para acomodarlos en su postura natural (que no es como solemos estar: con los hombros tirados hacia adelante).

Buscá que tu cadera esté derecha y apoyada comodamente llevando el pecho hacia adelante.

Apoya los pies en el suelo (si podes hacerlo descalzo, mucho mejor), dejá caer los brazos al costado del cuerpo o apoya tus manos sobre los muslos, lo que sientas en ese momento.

Intenta relajar la cara, la frente, la boca manteniéndola cerrada suavemente. El acto de respirar (inhalar y exhalar) debe realizarse siempre por la nariz, este órgano fue creado especialmente para eso, no solo filtra de impurezas del aire que entra, sino que hace que éste ingrese tibio a nuestro cuerpo.

IMPORTANTE: Te recuerdo que respirar es para todos, pero no hagas este ejercicio más de tres veces seguidas para evitar una posible hiperventilación. Si esto te sucede, es posible sentir mareos, nauseas o una leve taquicardia, de verdad, parece simple pero te aconsejo que no hagas demás si no estás preparado todavía.

Ahora pone toda tu atención en la imagen que te pongo abajo.

Para empezar, a respirar de forma consciente, hacelo siempre vaciando tus pulmones, exhala todo el aire que puedas contrayendo un poquito tu abdomen y comenza a respirar normalmente unas dos veces. Luego, observando el movimiento de tu pecho y de tu panza, busca seguir el ritmo de tu respiración acompañándolo con el de la imagen que se abre y cierra, imaginando tus propios pulmones haciendo este mismo movimiento de apertura y cierre, de exhalación e inspiración de forma natural, relajada. Al terminar la serie de tres respiraciones completas siguiendo el ritrmo de tu cuerpo y la imagen acompasados, cerra los ojos y volve a respirar libremente. conta hasta 5 y abri los ojos bien despacito.

Es un buen comienzo para ir conociendo técnicas para el manejo del stress y mejorar nuestra calidad de vida, no te parece? 

Contame después como te fue con la práctica, que sentiste, si lograste hacerlo, que dificultades se te presentaron, de todo se aprende.

Lo más importante es saber que siempre tendremos a mano herramientas que nos faciliten la jornada.

Lore

pranayama

El sol y la lluvia

Cuantas veces nos decimos a nosotros mismos o a los demás “cuando obtenga esto o consiga aquello, seré feliz”; “cuando logre ese trabajo me sentiré mejor”; “cuando deje de hacer esto, estaré aliviado”; “cuando esto termine o cuando alcance ese objetivo, me sentiré bien” …

Es bastante común caer en la idea de que debemos esperar que algo cambie para cambiar nosotros, como si nuestra felicidad dependiera de factores externos o de otras personas.

Cuando hacemos esto estamos dándole poder a las circunstancias, estamos otorgando a otros la posibilidad de decidir sobre nuestro estado de ánimo, incluso sobre nosotros mismos. Quedamos en manos de los factores externos y somos modelados a su gusto y antojo.

Es verdad que la vida nos sucede y que esto nos hace sentir cosas, nos provoca emociones y reacciones, pero que pasaría si observáramos esto que nos pasa sin juicio y no le diéramos el poder de dominarnos?

Hay muchas cosas que no están en nuestras manos, lo que SI definitivamente es nuestra potestad, es la capacidad para no usar estas circunstancias como ancla, sino como impulso.

Hoy esta es mi circunstancia, haré lo mejor que pueda con ella pero no permitiré bajo ningún punto de vista, que esto determine mi felicidad, ser feliz es mi derecho y nunca lo dejaré en manos de nada ni de nadie.

Que cómo lo hago? pues ejercitando la Atención Plena, la observación sin juicio y dándonos permiso para sentir lo que sea, tanto lo bello como lo desagradable, pero sin atarme a ello.

Te parece complicado? calma, como todo, la práctica hace el trabajo. Date 5 minutos por día, un minuto, lo que sientas y creas que HOY podes hacer. Día a día, si eres constante y haces de tu práctica de Atención Plena o Consciente algo regular, vas a notar una gran diferencia.

Si comes, observa lo que haces, disfruta de los aromas, los sabores; si trabajas, observa los sonidos del espacio donde lo hagas, los objetos que te rodean, tu postura; si sales con amigos, observa el tono de sus voces, los gestos de sus rostros, esto son solamente algunos ejemplos de estar en el AQUI y AHORA con los que podrías comenzar a ejercitarte.

No esperes las circunstancias perfectas, CREALAS.

Lore

lluvia

SP y TDPM sabes de que se trata?

Hasta hace un tiempo se solía llamar “histéricas” a las mujeres, eran tratadas como enfermas mentales e incluso llevadas a un manicomio. Ahora, a través de diagnósticos reduccionistas y simplistas se las médica para “domesticarlas” y hacerlas encajar en la sociedad … “no pones nada de tu parte”, “mirá el calendario antes de quejarte”, “estás loca”, “sos una histérica”, “uf, seguro está en esos días” … te suena?

Bueno, te propongo que antes de continuar dejemos de lado las descalificaciones de todo tipo ya que son siempre insultantes, no nos llevarán a ningún lugar saludable y la intención de esta nota es aprender para ganar calidad de vida entre todos y para todos.

Hablemos de cuestiones femeninas. Desde que somos adolescentes aprendemos que los cambios hormonales dentro del ciclo de vida de una mujer fértil son algo biológicamente normal. De todos modos hasta el siglo pasado menstruar todavía estaba lleno de mitos (no te laves la cabeza en “esos días porque se te corta”, por ejemplo).

Hoy sabemos que  la naturaleza nos ha preparado tanto física como emocionalmente para procrear y afrontar cada mes este proceso de generación y limpieza, de creación y despedida. Es decir, una vez al mes el cuerpo se prepara para biológicamente para engendrar, pero al menos que hayamos quedado embarazadas, el cuerpo procede luego al descarte y limpieza de aquello que ha preparado pero ya no le sirve. Eso es lo que llamamos regla. Este proceso no es sólo físico, sino que también viene acompañado de variaciones emocionales similares a una despedida o un “luto por el hijo que no fue.

Este proceso es perfectamente natural. Pero puede pasar que se vea modificado y que por algún motivo que todavía no se ha determinado con absoluta certeza, se produzcan desajustes en los síntomas físicos, conductuales y emocionales relacionados provocando alteraciones como el SP y el TDPM.
A la serie de síntomas que aparecen en los días previos al sangrado, se los denomina el Síndrome Premenstrual (SP) y es algo que en mayor o menor medida afecta a casi todas las mujeres durante su vida fértil.

La sintomatología del Trastorno Disfórico Premenstrual (TDPM), es muy similar al Síndrome premenstrual (SP) pero la diferencia reside en la intensidad de los síntomas y en cuanto éstos alteran el ritmo habitual de tu vida.

Está probado que no hay causas psicológicas ciertas y que lo que produce estos desajustes NO es la producción hormonal o si se produce más o menos estrógeno o progesterona, sino cómo son afectados los neurotransmisores por esta variación hormonal que sucede mes a mes aproximadamente entre 10 días y una semana antes del sangrado.
Dejemos atrás las etiquetas y la idea de “yo ya sé de qué se trata”. Si de verdad queres empezar a mejorar algo en tu vida o ayudar a quien amas a transitar este camino con amor, pues es una buena idea comenzar a aprender más y comprender mejor de que se trata realmente.

Acá te dejo una lista de los síntomas habituales del TDPM, ten en cuenta que no necesariamente debes padecer todos y que, nuevamente, es la intensidad de estos síntomas y cuanto alteren el ritmo de normal de tus días, los que determinen si se trata de un Síndrome Premenstrual o de TPDM.

SÍNTOMAS DEL TRASTORNO DISFÓRICO PREMENSTRUAL (TDPM) (imaginate si esto te pasara cada 15 días …)

SÍNTOMAS FÍSICOS

  • Fatiga
    • Mareos
    • Nauseas
    • Problemas con el sueño (dormir demasiado o muy poco durante varios días)
    • Dolores de cabeza o migrañas
    • Dolor de articulaciones y músculos, calambres
    • Sensibilidad de los senos
    • Encías inflamadas
    • Candidiasis bucal o vaginal
    • Aumento de peso e hinchazón debido a retención de líquidos
    • Distensión abdominal
    • Cambios de apetito (antojos, comer en exceso o falta de apetito)
    • Estreñimiento o diarrea
    SÍNTOMAS ANÍMICOS
  • Sentirse:
    – sumamente ansiosa y con los nervios de punta
    – muy deprimida y desesperanzada
    – muy molesta o irritable
    – abrumada y sin control
    – desesperanzada que su vida no vale nada
    – con intenciones suicidas
    • Tener arranques de llanto y cambios de humor
    • Tener ataques de pánico
    • Tener dificultad para concentrarse
    • Perder el interés en las actividades acostumbradas
    • Tener dificultad para relacionarse con otras personas se aleja de otros, incluidos familiares y amigos
    • Tener miedo a salir de casa y estar en lugares concurridos le provoca angustia

Es importante saber que al no tratarse de una enfermedad sino de una condición, tanto el Síndrome premenstrual como el TDPM no tienen cura. Lo que SI podemos es apelar a ciertos cambios en nuestra vida que nos ayudarán muchísimo a mejorar la situación y tener una mejor calidad de vida para nosotras y para quienes nos acompañen (ellos tampoco lo pasan bien, te lo aseguro).

No hay un único tratamiento para el TDPM, es difícil decir cuál es el más efectivo, porque cada cuerpo es un mundo, existen diferentes alternativas y terapias como la Cognitivo conductual, el Mindfulness, el Yoga, la Meditación, los medicamentos antidepresivos o anti epilépticos (siempre bajo indicación médica, sin excepción), la Homeopatía, la terapia floral, cada una, a través del autoconocimiento, encontrará la que se adecue mejor a sus necesidades.

Algunas ideas para sentirte mejor:

  • Conocerte mejor será el primer paso. Para esto, es aconsejable hacer un diario de síntomas durante, al menos tres meses, puede ayudarte a identificar cuál es tu situación real.
  • Mejorar tus hábitos de alimentación, una alimentación más saludable, con menos azúcares y carbohidratos ya que si bien te dan sensación de bienestar al principio, luego se transforman en una fuente de más energía y esto puede alterar tu excitabilidad.
  • Hacer actividad física de forma regular (aunque sea salir a caminar), te ayudará a generar endorfinas (la hormona del bienestar) de forma natural, además de ser una descarga para las emociones desbordadas.
  • Aprender técnicas de respiración abdominal. La respiración abdominal, tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro y favorece la secreción de hormonas como la  La serotonina es un neurotransmisor que influye en forma directa sobre los estados depresivos
  • Realizar meditaciones o actividades que te conecten con el placer (como pintar o escribir), y comenzar a trabajar sobre tus partes internas puede ayudarte mucho a reconocer e identificar lo que te sucede para poder comunicarlo y así sentirte acompañada en este proceso.
  • También es muy importante reducir al mínimo la ingesta de alcohol, tabaco y evitar las drogas de todo tipo.
  • Hablar del tema. Es fundamental que no te encierres y te pongas en contacto con gente que pueda ayudarte o que te comprenda para no caer en pozos depresivos.

Lo bueno de todo esto, aunque el panorama no se vea bien, es que ya sabes que esto existe, que no estas enloqueciendo y que es posible sentirse mejor.

Si tenes ganas de saber más sobre esto no dudes en escribirme, hay un grupo de mujeres y profesionales muy serios que saben del tema y que puede ayudarte a estar mejor.

Aquí un poco más de información:

health/shic/html/s9132.asp

http://napmdd.org/

Un abrazo con amor

Lore ❤

ciclo

Pensar bien

Es una realidad, a todos nos gusta sentirnos bien, pero que hacemos al respecto? Queremos el resultado, pero como llegamos a él? se compra? se encuentra? sucede por casualidad? debemos esperar que alguien lo haga por nosotros?

Desde el momento en que nos despertamos elegimos el camino, tomamos decisiones, descartamos opciones y pensamos. Si, si, pensamos y con esos pensamientos vamos construyendo nuestra jornada, semanas, años, la vida entera está formada por pensamientos y sus reflejos.

Hay muchas cosas que escapan de nuestras manos, pero el pensamiento nos pertenece sólo a nosotros, lo estamos usando a nuestro favor?

Te propongo un ejercicio simple, cada mañana, al despertar, anota en alguna libreta un pensamiento positivo, algo que te haga comenzar el día con una energía renovada y luminosa. Al final de la semana vas a tener 7 motivos para iniciar una nueva semana con más pensamientos positivos!

Te imaginás lo que sucederá al final del año? cuanta energía positiva vibrando a nuestro favor a través de nuestros pensamientos!

Lore

Pensar bien