Om Ohm Aum ॐ

Seguro viste antes este símbolo y te preguntaste que significa. Acá te cuento un poquito de que se trata.

 El Om es un mantra o vibración, que habitualmente se utiliza al principio y al final de las prácticas de yoga. Llega desde el hinduismo, el budismo y el yoga. Representa la unidad con lo supremo, la combinación de lo físico con lo espiritual. Es la sílaba sagrada, el primer sonido del Todo y del que emergen todos los demás sonidos, ya sean de la música o del lenguaje (ॐ). Los hindúes la consideran como el sonido primordial, origen y principio de la mayoría de los mantras, palabras o sonidos.

La vibración producida por el canto de OM en el universo físico corresponde a la vibración original que surgió por primera vez en el momento de la creación. El sonido de OM también se llama Pranava, significando que sostiene la vida y se ejecuta a través de Prana o aliento.

Los mantras son frases, sonidos o palabras que al ser repetidas de forma constante generan vibraciones sonoras que ayudan a nuestra mente a liberarse, calmarse y la protegen contra los ciclos improductivos de pensamiento y acción. Además al concentrarse en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desvanecen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila.

Existen dos formas de cantar el Om: Ooooooommmmmm o AaUummmmm

Los 4 elementos del Aum: A, U, M y el cuarto elemento es el SILENCIO

OM también representa a los cuatro estados del Ser Supremo. Los tres sonidos en OM (AUM) representan los estados de vigiliasueño y sueño profundo y el silencio.

Siempre OM se recita en la serie hay un período inevitable de silencio entre dos Oms sucesivas. Este silencio representa el “cuarto estado“, conocido como “Turiya“, que es el estado de felicidad perfecta cuando el yo individual reconoce su Unidad con el Todo.

  • El primer sonido es A, que se pronuncia como una prolongada “AH”. El sonido se inicia en la parte posterior de la garganta. Al pronunciarlo, podrás sentir la vibración en el pecho haciendo vibrar el plexo solar.
  • El segundo sonido es la U, que se pronuncia como una prolongada “ooo” o como una O con la boca un poco más cerrada. El sonido sale desde la parte trasera de la boca, pudiendo sentir esta vibración también en la garganta.
  • El tercer elemento es M, y se pronuncia como una prolongada “mmmm” con los labios apoyados entre sí muy suavemente. La vibración se siente ahora en la boca, labios y en toda la cabeza, incluyendo la cavidad craneal donde se activa el chakra corona.
  • El último elemento es el silencio profundo del Infinito. Al pronunciarlo hace cerrar los labios, que es como cerrar la puerta del mundo exterior para volcarnos hacia dentro de nosotros mismos.

Simbólicamente, las tres letras encarnan la energía divina (Shakti) y sus 3 aspectos elementales: creación (Bhrahma), preservación (Vishnu) y liberación (Shiva).

¿Qué sucede cuando utilizamos el mantra Om?

Todo en el universo está vibrando de forma constante. Cuando cantamos el sonido Om lo hacemos sintonizando con la frecuencia de 432 Hz, que es la misma frecuencia de vibración de todo lo encontrado en la naturaleza.

El Om es el sonido básico del universo, por lo que al cantarlo, estamos simbólica y físicamente reconociendo y sintonizando nuestra conexión con todos los seres vivos, la naturaleza y el universo.

Además, las vibraciones y la pronunciación rítmica de los mantras tienen un efecto físico sobre el cuerpo, ya que se ralentiza el sistema nervioso y calma la mente, logrando un efecto similar a la meditación. Cuando la mente se relaja, la presión arterial disminuye, mejorando la salud de tu corazón.

OM-DISEÑO-TATUAJES-blanco-y-negro

 

Buscar la felicidad no me hace feliz

 

Te parece una contradicción? Bien, te cuento que no es tan así. 

Buscar constantemente como ser feliz, puede generar angustia. Esto sucede cuando quienes la buscan, lo hacen pensando en que todo lo que se sugiere realizar para alcanzar la felicidad, DEBE hacerlos felices, y no saben lidiar con la frustración, si los resultados no aparecen o no  lo hacen en tiempo y forma.

La verdad, es que la felicidad, no es producto de hacer sólo una cosa, sino de un cambio en el estilo de vida y es bueno saber de antemano que no siempre se lo consigue de un día al otro o aparece por arte de magia.

Sabiendo esto, resulta lógico darse cuenta que este cambio en nuestro estilo de vida poco tiene que ver con las circunstancias, sino más bien con esas pequeñas cosas que vamos modificando a diario, esos cambios chiquitos pero constantes y firmes que poco a poco nos hacen sentir más satisfechos con la vida que tenemos y con nosotros mismos.

Algunas ideas? Podes empezar ahora mismo realizando simples cambios como: perdona y perdónate, deja ir aquello que ya no sirve o no te aporta nada positivo, relájate (no podes controlarlo todo), prioriza la paz y no siempre la razón (no necesitas convencer a nadie de nada y es mucho más saludable), redefiní tus prioridades, sonreí un poco más (aun cuando se te haga muy difícil), da las gracias, no te presiones (ser paciente y amoroso también vale para nosotros mismos), come despacio y disfruta cada bocado, date tiempo para las cosas que te dan placer (ver una película, pintar, leer o lo que sea que te de alegría y tranquilidad), etc.

No pretendas hacer todo junto, da los pasos de a uno por vez, seguro pero firme, pronto todo este proceso se convertirá en algo natural.

Trabajemos a diario para ser cada día más felices.

Lore

11895989_1707186459504535_7178789542364129454_n

Básicos, sabes de que se hablamos cuando decimos Meditación?

¿Cuántas veces has sentido que necesitas descansar del correr incesante de la vida moderna? ¿Cuántas veces has querido salirte del ruido y entrar en el silencio, pero tus pensamientos no paran de repetir cosas que ya no quieres escuchar? Es muy común en nuestros días encontrarte tenso, malhumorado, apretado y no saber qué hacer para aliviar la situación. Estamos viviendo una vida de grandes tensiones que le exigen al ser humano una estabilidad muy grande para no caer en el tan temido estrés, mal común en nuestros días.

La vida moderna parece estar hecha para evitar, en todo momento, la mirada interna. Se han alcanzado grandes logros en el campo de la tecnología pero no sabemos introducirnos en nosotros mismos.

Meditación procede del latín meditatĭo y hace referencia a la acción y efecto de meditar (enfocar atentamente el pensamiento a la consideración de algo). El concepto está asociado a la concentración y a la reflexión profunda.

Por ejemplo: “Te recomiendo dedicar unos días a la meditación de los temas que te comenté”, “Después de una larga meditación, he llegado a la conclusión de que lo mejor es renunciar a la empresa”.

La noción de meditación es habitual en la religión y la espiritualidad. Se trata de una práctica que consiste en concentrar la atención sobre un pensamiento, un objeto externo o la propia conciencia.

Meditar es algo que se puede hacer solo, pero te recomiendo que al principio lo hagas de la mano de alguien que ya tenga práctica, de este modo tu experiencia será mucho más satisfactoria y lograrás muy pronto reconocer los beneficios
El Budismo, el Cristianismo (a través de sus oraciones), el Judaísmo o el Islam son algunas de las religiones que no dudan en tener como uno de sus principales pilares a la meditación.
Existen diversas formas de meditación, desde religiosas hasta las terapéuticas, estáticas o en movimiento, en silencio o con música. Cada persona puede, a través del autoconocimiento, descubrir que tipo de meditación le resulta más adecuada. Diversos estudios aseguran que las técnicas de meditación pueden contribuir a fortalecer la memoria, mejorar la concentración, reforzar la salud y mejorar los episodios de insomnio.
No obstante, existen otros muchos beneficios que aporta la práctica de la meditación a cualquier ser humano. En este sentido, tendríamos que destacar que permite reducir de manera notable lo que son los niveles de estrés, consigue ponerle punto y final a la ansiedad y además de todo ello se convierte en una herramienta estupenda para acabar con los cuadros de depresión.
Meditar es algo que todos pueden hacer, no requiere de grandes cantidades de tiempo ya que es posible hacerlo en unos minutos como en media hora o más, lo importante es la constancia y regularidad por lo que se recomienda que la práctica sea diaria.

Por regla general, la meditación se suele clasificar en dos grandes grupos. Así, por un lado, se encuentra la llamada de conciencia plena, que  trabaja sobre cuestiones tales como serían la experiencia y la propia percepción. Por otro lado, está lo que se conoce como meditación de concentración. La meditación también ayuda a la introspección, aumentando el conocimiento de uno mismo.

Cuando, a través de la meditación, te pones en contacto con tu alma, tu vida comienza a cambiar. Es como si abrieras una llave por donde fluye una energía muy especial que tiene el poder de hacer nuevas todas las cosas.

Lore

11666284_1157768944253124_7710357741813908232_n

Flexibilidad

Porque de cada evento es posible crecer y aprender, aún cuando nos parezca contrario a nuestro objetivo, aún cuando no logremos comprender.
Cuantas veces nuestros planes cambian gracias a eventos inesperados?
Bienvenido el ejercicio de la flexibilidad!

Lore

dharma el gato