Puente o destino?

A lo largo de nuestras vidas conocemos infinidad de personas. Al principio, cada nueva persona llega con una carga nueva de experiencias e historias personales. Familiares, amigos, compañeros de trabajo o estudio, parejas, vecinos; en la calle, en cada esquina, momento o lugar existe la posibilidad de cruzarse con alguien.

Cada una de ellas tiene el potencial de transformarnos aún de una forma mínima. Incluso por unos minutos apenas. Este cambio, por más pequeño que sea, nos modifica de algún modo. Estas variaciones sucesivas a lo largo de tiempo nos van modelando haciendo de nosotros quienes somos en este mismo momento.

Algunas personas influyen tanto con su presencia que podemos identificar perfectamente ese instante donde se produce el cambio como un antes y después en nuestras vidas. A través de una experiencia compartida, sin importar en este caso si es positiva o negativa, esta persona nos modifica tanto, sin hacerlo de forma consciente, por supuesto, que ya nada será igual que antes.

De todas estas personas podemos hacer dos clasificaciones, existen las personas puente y las personas destino. Qué significa esto?

Las personas PUENTE son aquellas que llegan a nuestra vida para cumplir algún propósito, y no hablo de usar a nadie, sino de ese cambio nunca se hubiera producido sin este encuentro de caminos. Estas personas tendrán una presencia temporal en nuestras vidas que finalizará cuando este objetivo haya sido cumplido. Qué quiero decir? Una persona PUENTE es esa personas que conocemos (puede ser incluso una pareja) que nos llevará de un lado al otro del puente a través de su impulso e influencia, nos tomará de su mano ayudándonos a cruzar a la otra orilla de nuestra vida con su existencia. Nos hará cambiar, trasladar y modificará de alguna forma permanente o transitoria pero necesaria para nuestra evolución, Cuando ya lo hayan hecho,simplemente se irán de forma natural ya que la única razón de ser en nuestro vida era el de ayudarnos a cruzar el puente de nuestro crecimiento. No hay forma que una persona puente se quede con nosotros más del tiempo necesario. Se trata de relaciones o vínculos que no se pueden forzar, nacen, evolucionan y desaparecen (puede ser una pelea o simplemente el hecho de seguir caminos diferentes) porque esas personas llegan a nuestra vida para ser nuestro puente de crecimiento y transmutación.

Las personas DESTINO, en cambio, son esas que llegan para quedarse. Las que cuando llegan permanecerán y nos transformarán a diario con su existencia. Ellas seguirán a nuestro lado sin buscarlo porque su razón es crecer y evolucionar juntos. Son relaciones cíclicas, personas que siguen de alguna forma vinculadas a nosotros y que con su existencia nos invitan o empujan constantemente a avanzar, según el caso.

De esta forma podemos comprender porque algunas personas ya no están cerca de nosotros y porque otras siguen estando todavía en nuestras vidas.

Cómo puedo saber qué tipo de persona estoy conociendo? pues nunca se sabe! Es imposible identificar si alguien que conocemos es una persona PUENTE o DESTINO. Incluso nosotros mismos somos puente o destino de alguien más.

Entonces, más allá del rol que nos proponga el camino, lo que de verdad importa es poner el corazón en cada momento, para que sea lo que tenga que ser y eso sea lo mejor posible.

el regalo
Alguien a quien amé alguna vez, me dio una caja llena de oscuridad. Me tomó años darme cuenta que eso también era un regalo.

Resilicencia

Resulta que en este camino maravilloso creación y crecimiento, nos cruzamos con muchas personas, algunas de ellas llegan a ser grandes maestros, aún sin siquiera saberlo. Esas personas nos ayudan a ser mejores, a ver nuestras partes ocultas, a reconocernos en espejo.

Tato es un tipo especial, un amigo que desde hace años que ayuda a su prójimo a través de muchas de sus actividades donde acompaña y lucha por la justicia, profe de yoga, meditación, reikista y masajista, como podes ver hace tiempo viene dando pasos firmes en esto de sintonizar con el universo, una persona que vale la pena conocer.

Por eso les regalo una entrevista que le hicieron hace unos días donde habla de la Resiliencia de una forma muy simple y cercana.

Sabes de qué se trata? La resiliencia es la capacidad de los seres vivos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas, qué tul? te aseguro que merece que te tomes un ratito para escucharlo.

Espero que la disfrutes tanto como yo.

Lore

https://soundcloud.com/elportaldelalma-11159011/la-resiliencia?utm_source=soundcloud&utm_campaign=share&utm_medium=facebook

Básicos, sabes de que se hablamos cuando decimos Meditación?

¿Cuántas veces has sentido que necesitas descansar del correr incesante de la vida moderna? ¿Cuántas veces has querido salirte del ruido y entrar en el silencio, pero tus pensamientos no paran de repetir cosas que ya no quieres escuchar? Es muy común en nuestros días encontrarte tenso, malhumorado, apretado y no saber qué hacer para aliviar la situación. Estamos viviendo una vida de grandes tensiones que le exigen al ser humano una estabilidad muy grande para no caer en el tan temido estrés, mal común en nuestros días.

La vida moderna parece estar hecha para evitar, en todo momento, la mirada interna. Se han alcanzado grandes logros en el campo de la tecnología pero no sabemos introducirnos en nosotros mismos.

Meditación procede del latín meditatĭo y hace referencia a la acción y efecto de meditar (enfocar atentamente el pensamiento a la consideración de algo). El concepto está asociado a la concentración y a la reflexión profunda.

Por ejemplo: “Te recomiendo dedicar unos días a la meditación de los temas que te comenté”, “Después de una larga meditación, he llegado a la conclusión de que lo mejor es renunciar a la empresa”.

La noción de meditación es habitual en la religión y la espiritualidad. Se trata de una práctica que consiste en concentrar la atención sobre un pensamiento, un objeto externo o la propia conciencia.

Meditar es algo que se puede hacer solo, pero te recomiendo que al principio lo hagas de la mano de alguien que ya tenga práctica, de este modo tu experiencia será mucho más satisfactoria y lograrás muy pronto reconocer los beneficios
El Budismo, el Cristianismo (a través de sus oraciones), el Judaísmo o el Islam son algunas de las religiones que no dudan en tener como uno de sus principales pilares a la meditación.
Existen diversas formas de meditación, desde religiosas hasta las terapéuticas, estáticas o en movimiento, en silencio o con música. Cada persona puede, a través del autoconocimiento, descubrir que tipo de meditación le resulta más adecuada. Diversos estudios aseguran que las técnicas de meditación pueden contribuir a fortalecer la memoria, mejorar la concentración, reforzar la salud y mejorar los episodios de insomnio.
No obstante, existen otros muchos beneficios que aporta la práctica de la meditación a cualquier ser humano. En este sentido, tendríamos que destacar que permite reducir de manera notable lo que son los niveles de estrés, consigue ponerle punto y final a la ansiedad y además de todo ello se convierte en una herramienta estupenda para acabar con los cuadros de depresión.
Meditar es algo que todos pueden hacer, no requiere de grandes cantidades de tiempo ya que es posible hacerlo en unos minutos como en media hora o más, lo importante es la constancia y regularidad por lo que se recomienda que la práctica sea diaria.

Por regla general, la meditación se suele clasificar en dos grandes grupos. Así, por un lado, se encuentra la llamada de conciencia plena, que  trabaja sobre cuestiones tales como serían la experiencia y la propia percepción. Por otro lado, está lo que se conoce como meditación de concentración. La meditación también ayuda a la introspección, aumentando el conocimiento de uno mismo.

Cuando, a través de la meditación, te pones en contacto con tu alma, tu vida comienza a cambiar. Es como si abrieras una llave por donde fluye una energía muy especial que tiene el poder de hacer nuevas todas las cosas.

Lore

11666284_1157768944253124_7710357741813908232_n

Un cuento para pensar

Una historia china habla de un anciano labrador que tenía un viejo caballo para cultivar sus campos. Un día, el caballo escapó a las montañas. Cuando los vecinos del anciano labrador se acercaban para condolerse con él y lamentar su mala suerte, el labrador les replicó:

“¿Mala suerte? ¿Buena suerte? … ¿Quién sabe?”.

Una semana después, el caballo volvió de las montañas trayendo consigo una manda de caballos. Entonces los vecinos felicitaron al labrador por su buena suerte. Éste les respondió:

“¿Buena suerte? ¿Mala suerte? … ¿Quién sabe?”.

Cuando el hijo del labrador intentó domar uno de aquellos caballos salvajes, cayo y se rompió una pierna. Todo el mundo consideró esto como una desgracia. No así el labrador, quien se limitó a decir:

“¿Mala suerte? ¿Buena suerte? … ¿Quién sabe?”.

Una semana más tarde, el ejército entró en el poblado, y fueron reclutados todos los jóvenes que se encontraban en buenas condiciones. Cuando vieron al hijo del labrador con la pierna rota, le dejaron tranquilo. ¿Había sido buena suerte? ¿Mala suerte? … ¿Quién sabe?.

Todo lo que a primera vista parece un contratiempo puede ser un disfraz del bien. Y lo que parece bueno a primera vista puede ser realmente dañoso. Así pues, será postura sabia que dejemos al tiempo decidir lo que es buena suerte y mala suerte, agradeciendo lo bueno que nos traiga.

AUTOR: Anthony de Mello.

LIBRO: Sadhana, un camino de oración.images

Equinoccio

Quizá hayas escuchado en algún lado la palabra EQUINOCCIO, sabes de que se trata?
Equinoccio significa literalmente “noche igual”. Es decir, El día en que las horas de oscuridad y luz son iguales.
Solo durante los equinoccios —el de otoño y el de primavera— nuestros relojes aciertan a marcar justo doce horas de día y doce horas de noche.
La fecha en la que el día y la noche duran el período de tiempo mas cercano entre sí es llamada equilux.
Ninguno de los dos hemisferios recibe más luz solar que el otro, de manera que ambos tienen estaciones similares (otoño en un hemisferio, y primavera en el otro).
Primavera-Otoño: Tiempo de Renovación. Tiempo de Reflexión
Las estaciones del año marcan los tiempos naturales de nuestro Planeta. La Primavera viene acompañada de nacimiento, renovación, movimiento y vida. El Otoño, de sosiego, reflexión, reproducción y vida.
Resulta curioso, a pesar de toda la tecnología, de todos los avances y de todos nuestros esfuerzos por desvincularnos de nuestra naturaleza “animal”, la mayoría de los seres humanos experimentamos en nuestro cuerpo y en nuestra mente los cambios que se producen con cada estación.
Nos sentimos felices, recargados y eufóricos en primavera. El otoño nos invita a resguardarnos en nuestro hogar, al descanso y nos prepara poco a poco para el letargo invernal.
Si nos dejamos llevar y fluimos por las sensaciones estacionales, nuestra mente y nuestro cuerpo respetan los ritmos naturales con los que convivimos en armonía durante millones de años.
Tras el reposo del invierno, la primavera llega llena de energía con sus múltiples flores, brotes verdes y perfumes. Una multitud de cambios se produce a nuestro alrededor y todo en el ambiente nos estimula y nos empuja a movernos, renovarnos y evolucionar.
En otoño, luego del energético verano, las hojas caen de los árboles, el ambiente refresca, y los humanos sentimos la necesidad de parar el movimiento y resguardarnos a meditar antes del retorno a la parsimonia invernal.
Primavera y Otoño, tiempo de vida, tiempo de reflexión. tiempo de movimiento, tiempo de sosiego.
EQUINOCCIO tiempo de dualidad y compensación.
Una vez más, la Naturaleza nos presta su ayuda y nos habla con el amor de una madre hacia sus hijos.
Hemisferio Norte y Hemisferio Sur se igualan gracias a la rotación del planeta. Somos todos uno, formamos todos parte de la Tierra, nuestra Madre, nuestra Naturaleza.
yinyAN (2)