El respeto nuestro de cada día

Bueno, lo planteo de este modo: porque ponemos tanta energía en querer convencer a alguien? porqué estamos tan empecinados en que los demás vean, piensen y actúen como nosotros? acaso creemos que los otros no son capaces de hacerlo igual o inclusive mejor?

El intenso buscar que nos den la razón simplemente habla mucho más sobre nosotros que acerca de los demás. Muestra nuestro miedo y falta de confianza en su libre albedrío es una falta de respeto a su criterio y una falta de reconocimiento a las experiencias de vida que lo han llevado a proceder de una forma diferente a la nuestra.

Las personas nos vamos conformando a través de las pequeñas partes que tomamos de cada experiencia que nos toca vivir. Nos pasamos la vida creyendo que somos independientes, pero en realidad, estamos sujetos infinidad de influencias de las que no somos conscientes pero que todos modos nos hacen ser quienes somos. Nuestra personalidad, ideología, la forma que nos relacionamos con los demás y con el mundo, el modo de expresarnos, como actuamos ante una u otra situación, nuestra perspectiva de la realidad, etc.

Pretender que los demás vean piensen o actúen como lo haríamos nosotros es simplemente imposible.

Qué pasaría si fuera al revés? digo, si fuera el otro quien nos impusiera sus ideas, modos o pensamientos? pues no sería justo verdad? igual nosotros con los demás.

No tengamos miedo a lo diferente, a la amplitud, a las opciones, a la diversidad. En una época donde cada SER es un mundo y al mismo tiempo estamos interconectados, las diferencias potencias habilidades y las visiones distintas amplían el escenario, por lo que una buena opción sería la de ayudarnos a ser libres, a ser responsables de nuestras elecciones y acciones.

El acto de amor más grande, lo mejor que podemos hacer por el otro es respetarlo, permitir que haga su camino personal, acompañándolo con amor y generosidad, simplemente permitiéndole ser quien es.

Lore

mundo

Otoño

Las estaciones del año, por lo menos en este lado del mundo, se hacen notar de una forma bien marcada, te diría espectacular. Como si la naturaleza se empeñara en decirte que es hora de ir preparando el poncho, que se te puede caer un poco más el pelo, que tu cuerpo seguro va a pedirte más calorías … y si, la llegada del otoño es una época de preparación, de reserva, de desapego.

Amarillos, marrones, dorados, naranjas, quien dijo que el otoño podía ser solamente gris?

Y la lluvia! pero que linda y romántica! paraguas, botas, una se mete esas cosas tan bonitas que jamás hubiera pensado, la lluvia es perfecta para usar excusas!

No sé a ustedes, pero el otoño me está empezando a gustar más que antes, no se si es el paso del tiempo o que me he vuelto un poco más observadora, simplemente me doy cuenta que estoy rodeada de maravilla y que estoy dispuesta a disfrutarla.

Lore

otoño

El valor de los Instantes

Giudichiamo un giorno bello e un giorno brutto perché abbiamo dimenticato il valore di ogni istante. (Maharaji)

Juzgamos un día como bueno o un día malo cuando hemos olvidado el valor de cada instante. (Maharaji)

La vida está hecha de instantes …

Una llamada inesperada, el olor del café por la mañana, un abrazo sorpresa, el aroma del otoño cuando cae el sol, sentir la voz de mis viejos, ver la sonrisa de mi hija, encontrar algo perdido, comer algo rico, una caminata, los limoneros en flor, dormir haciendo moños con las piernas del otro, el sonido de la lluvia, despertarme y descubrir que tengo 5 minutos más, el aires fresco acariciándome la cara, cocinar, estudiar, pintar, trabajar, el aprendizaje de saber esperar hasta ver mis cactus florecer, el olor a sopa los días de invierno, los besos dulces e infinitos de mi perro, los domingos bien temprano, los lápices de colores, los gorros de lana, caminar sobre las hojas crujientes, tomar un mate, mis espacios, la magia de las luces de navidad, los colores y los matices, sacar muchas fotos para luego revivir los momentos cuantas veces quiera, preparar el desayuno a mi hija, la ducha después de un día largo, una copa compartida, caminar descalza, sentir el pelo al viento, la primavera, la nieve sobre los árboles, la cena en familia, los domingos en casa de la abuela, el sabor salado del aire a orillas del mar, el sonido de las olas, las luces de la noche, la luna, el calor del sol por la mañana, una charla entre amigos, escribir, desayunar con pizza, un viaje, el regreso, otro viaje, conocernos mejor, las lágrimas compartidas, los besos sin motivo, los mensajitos anotados en una servilleta sobre la mesa, jugar con mi perro, reír a carcajadas con sus chistes tontos, su mirada llena de amor, las líneas de mis manos que hablan de la vida, mi viejo hablando en italiano, mi mamá con su amorosa compañía ayudándome a crecer cada día, las flores de camino, la florería de acá a la vuelta, los goles de mi equipo de fútbol, las palabras detrás de una mirada, los abrazos que funden pechos, los amigos que existen sin tiempo, los proyectos, las oportunidades, los desafíos, la memoria que me permite ver cuánto hice para llegar hasta acá, cuando me acuerdo de un sueño, cuando veo a mi hija dormir tranquila, cuando me ayudas a soñar despierta, la incondicionalidad de mis hermanos a pesar de los tiempos y las distancias, despertarme con los saltos de mi perro sobre la cama, un tecito a media noche, regresar del trabajo caminando bajo las estrellas, mis libros, los libros nuevos que me esperan, los pinceles, la sensación tibia de las bufandas en invierno, los paseos por las ferias, el agua del río, las montañas en el horizonte, la gente por la noche, este momento porque jamás volverá a repetirse … gracias!

Te animás a hacer tu recuento de instantes? te aseguro que vas a encontrar un montón de cosas bellas por las cuales estar agradecido!

Lore

11540936_910737202301198_2673622637249757134_n

las muchas formas del amor

Semillitas de amapola, harina integral, clavo de olor, canela, nuez moscada, cardamomo, mascabo, avena, manzana, macerado de té de rosa canina+manzana+flores de girasol … torta en camino! amor a mi familia con aromas dulces que revolotean por la casa! ❤

Hay tantas formas de mostrar amor como puedas imaginar. El amor es algo universal, a los amigos, pareja, hijos, padres, familia, vecinos, mascotas, a nosotros mismos, al lugar donde vivimos, donde nacimos, a causas, ideales, trabajos, la lista se hace interminable.

Cuando amamos de manera Universal nos transformamos en el amor mismo, el objeto amado ya no importa sino el amar, porque cuando lo hacemos deja de ser un acto automático para ser una actitud consciente.

Un gesto dulce, recordar eso que tanto le gusta, tomarse de la mano, una caricia inesperada, un “cómo te sentís?”, un beso sin motivo, escuchar atentamente, observar y cuidar, saber esperar, respetar los espacios, confiar, aceptar, defender, proteger, soltar … seguro vos podrías seguir agregando cosas en esta lista de formas de mostrar amor.

El amor es algo extraordinario, la fuerza capaz de hacernos renacer una y mil veces.

El amor a los demás es fantástico, más todavía el amor a uno mismo. Como dar aquello que no podemos darnos ni siquiera a nosotros mismos?

Cuando cultivamos el amor propio, amar a los demás es una consecuencia natural, fluye de un modo relajado, el amor nos transforma cuando nos permitimos SER amor. Logramos amar sin ayer, sin hoy, nos instalamos en el AQUI y AHORA amando de manera dinámica y al mismo tiempo nos relajamos, soltamos las ansiedades, amando de un modo amplio, generoso, ilimitado.

Amor sin condiciones, sin prejuicios, sin juicios, libre de ataduras, sin expectativas, amaro por el simple hecho de SER amor, de hacerlo nuestra naturaleza, como cuando somos niños, con ojos de primera vez, cada vez.

Cuando nos zambullimos en el camino a la sabiduría, al crecimiento interior llegamos a conectarnos y a ejercitar la compasión, que es la actitud amable, amorosa e incondicional para con los demás. Cuando esto lo ejercitamos también para con nosotros mismos, es lo que llamamos autocompasión. Y todo esto sucede de forma natural, sin ser nuestro objetivo, esto simplemente nos sucede.

Y cuando transitamos el camino de la compasión, naturalmente llegamos a la sabiduría, no es esto maravilloso?

Compasión y sabiduría van de la mano, una no puede existir sin la otra.

Aclaremos, compasión no es resignación sino la aceptación consciente, incondicional y amable del otro y de nosotros mismos, es abrazar y abrazarnos con ternura y sin juicios de valor.

Tanto por una torta? claro que sí! en las cosas simples reside siempre la posibilidad de amar. No son necesarias las ceremonias, el amor está en dar (y darnos), no eso que nos sobra, sino aquello que nace del corazón y sin esfuerzo. El amor no necesita de esfuerzo, simplemente ES.

El Dalai Lama nos dice:

“si quieres hacer felices a los demás, practica la compasión.

Si quieres ser feliz tú mismo, practica la compasión”

Lore ❤

20151104_130038

El dedo acusador vs la mirada amorosa

Qué pasaría si nos detuviéramos a observar? eso, simplemente ver sin juicio…

Todos sabemos que históricamente la forma de manipular a la gente ha sido a través de la culpa o el miedo. Seamos sinceros, si nos miramos a nosotros mismos en un espejo y sin testigos, muchas cosas que hacemos o dejamos de hacer, más que estar regidas por un sentimiento de empatía hacia el prójimo, simplemente están vinculadas a nuestros muchos intentos por tratar de evitar los sentimientos de estar en falta, a la posibilidad de pérdida (no somos dueños de nada porque todo es transitorio y está bueno recordarlo) o a la posibilidad de sentir dolor.

Nos pasamos los días tratando de evitar tomar contacto con estos sentimientos; otras veces simplemente confrontamos antes de dar el espacio suficiente, simplemente porque ésto está dentro de las reacciones naturales del hombre: enojarse o atacar aquello que no comprendemos y porque ante la posibilidad de conectarnos con estas emociones ponemos distancia a través del enojo o la violencia.

Existe la generosidad sin apego al resultado? es un buen tema para reflexionar, pero no es el motivo de esta nota.

Desde pequeños escuchamos que si hacemos esto o lo otro nos sucederá aquello o lo de más allá, sin permitirnos evaluar la realidad por nuestros propios medios a través de la experiencia personal. Vamos creciendo temerosos de nuestros pasos, aun cuando creemos ser libres nos pasamos la vida intentando ser aceptados por miedo al rechazo si tenemos el valor de ser diferentes. Pero acaso pensaste que todos somos diferentes? Y no es eso genial?! 

Esto generalmente, se relaciona con la forma en que hemos sido criados, nuestro entorno cultural, el lugar geográfico donde hemos nacido con sus particularidades, costumbres y parámetros morales, la religión bajo la cual hemos crecido y sus preceptos; el concepto de bien y mal, de correcto o incorrecto, de blanco o negro (cuando la vida es multicolor!), de ellos o nosotros, todo esto es tan subjetivo como variables encontremos en la  diversidad humana. Nuestra necesidad de pertenencia hace que por todos los medios nuestras acciones estén sujetas a la búsqueda de aceptación, a conseguir la palmada en la espalda, un like más, de lograr reconocimiento, de ser parte para no así quedarnos solos.

Incluso cuando no comprendemos, si logramos atravesar el prejuicio, si podemos abrir los brazos amorosamente cerrando los ojos, podremos ver al SER que habita en cada uno de nosotros, con sus perfectas imperfecciones, con todo aquello que lo conforma y que lo hace único.

Si nos proponemos observar sin prejuzgar, sin señalar con el dedo acusador, veremos que cada persona es un universo infinito … Y quién somos nosotros para juzgar sin haber caminado los mismos zapatos por mil kilómetros?

El ser humano es algo maravilloso, nunca dejo de asombrarme, me detengo, miro abro los ojos, los oídos, trato de desmenuzar profundidades, de comprender, de acercarme, de amar las diferencias y aprender.

Cada uno elige para sí mismo el modo de vivir la vida, mientras esas elecciones no dañen a nadie, te propongo ejercitar la observación, admirar con desapego, el descubrir los rincones del otro, a dejar de lado el miedo, te invito a ver su humanidad sin filtro, quizá te lleves una bella sorpresa …

Lore 

10986453_876076049145269_3134094772810554799_n 1533736_1234820389868168_3411543287556260271_n

Los martes MANDARINAS!!!

Desde que llegué acá, hace ya un año y medio, no paro de asombrarme con esos pequeños detalles que hacen la gran diferencia. He recuperado la mirada curiosa de los chicos, esa que creía perdida en el tiempo.

Una de las cosas más lindas de los días martes es saber que en la puerta de casa hacen un mercado lleno de frutas y verduras de estación. Volver a casa con una bolsa de papel repleta de jugosas mandarinas biológicas (así llaman por acá a los productos orgánicos), indefectiblemente, te devuelve la sonrisa

Mandarinas

Dedicarse a uno mismo … sin culpa!

Domingo dedicado a mí misma. Estudiando, aprendiendo, creciendo.
Es que dedicarse tiempo es lo más valioso que podemos hacer por nosotros mismos. El tiempo vale, tiene peso propio, sustento y como todo aquello que no es retornable, adquiere la importancia que nosotros queramos darle.
Muchas veces consideramos que dedicarnos a nosotros mismos es perder el tiempo, inclusive la sociedad muchas veces nos hace sentir en falta o con culpa poniendo etiquetas como “egoísta”, cuando en realidad, cultivar nuestro tiempo dedicándolo a nosotros es un acto de amor y generosidad para con nosotros mismos y los demás.
Te parece contradictorio? pues veámoslo de otro modo.
Solamente podemos compartir y dar aquello que somos o tenemos. No es factible dar lo que no nos pertenece, verdad? entonces, si toda mi energía es hacia los demás, que me queda para compartir? que tengo yo para dar?
El secreto está en el equilibrio, en establecer una relación saludable con el “egoísmo consciente” que es quien nos mantiene con la balanza de recursos internos en perfecta armonía.
Lore
arbol

Sobre sentir y darse permiso

Esta ha sido una semana intensa, llena de emociones cruzadas, todas y cada una muy profundas y transformadoras. 

Esto me lleva a reflexionar, nos damos permiso para sentir? pero de verdad, nos permitimos establecer un contacto directo con la emoción que nos provoca cada momento, la desmenuzamos, la vivimos con el cuerpo y con el alma, la digerimos hasta sacar lo que vino a dejarnos parea luego seguir el camino?

Sé que suena complejo, incluso puede parecer algo frío, pero es sentir es un proceso. No se trata solamente de dejarse llevar por los sentimientos y permitir que estos nos invadan o desborden impidiéndonos continuar, sino de intentar convertirse en el observador que todo lo puede para que eso que nos pasa tenga algún sentido.

Cuando nos convertimos en el observador ya no quedamos a merced de las emociones sino que comenzamos a usar nuestra inteligencia emocional a nuestro favor. Lejos estamos de ser personas frías y calculadoras, muy por el contrario, el poder manejar y comprender lo que sentimos nos permite ampliar nuestro rango de empatía y, como consecuencia, somos seres más auténticos, solidarios, receptivos y sensibles.

Los hindúes dicen que dentro de cada uno de nosotros existe ATMAN, el gran observador, esa parte de nosotros absoluta, infinita, la esencia espiritual. En occidente lo llamaríamos ALMA. Cuando conectamos con el alma de las cosas sucede el milagro, somos poderosos, dejamos de ser vulnerables a las circunstancias. Cuando aprendemos sobre las emociones y nos comprendemos perdemos el miedo a sentir y a conectarnos, nos convertimos en seres completos y en comunión con el Universo entero

Lore

11737949_872051646214376_2489799276800844113_n

Universo

Muchas veces leemos o escuchamos hablar del Universo.

En lo cotidiano este concepto nos puede parecer bonito y al mismo tiempo poco tangible o real, incluso demasiado grande para nuestras vidas. Pero alguna vez pensaste que cada ser o cosa está íntimamente relacionado con todo lo demás? que todo lo que hacemos, pensamos u omitimos es el inicio de otro acontecimiento que incluye a otros? Hasta donde esa individualidad que creemos tener es cierta? La identidad es algo que pertenece a cada uno, pero las individualidades están interconectadas, como una gran red misteriosa, como un tejido inmenso donde cada punto se vincula al siguiente y entre todos conforman la manta que nos abriga llamada Universo.

Entonces podemos comprender la responsabilidad de nuestra existencia, entendemos la importancia de SER y dejar SER, del respeto y la tolerancia, de la unión en libertad, de la interacción, de ejercer nuestros roles con sabiduría, de lo fundamental de perfeccionar nuestros dones para dar el mejor aporte que podamos.

En esta sinergia es que el engranaje funciona, es aquí, en la acción cotidiana y consciente que se suceden los ciclos, uno tras otro de forma constante. Voluntariamente o no, somos parte de este proceso, todos y cada uno de nosotros SOMOS y ESTAMOS, por lo que nuestro rol es parte sustancial.

Es tan maravilloso este mecanismo que a veces ni siquiera lo notamos o sentimos que nuestra existencia es poca cosa, cuando lo realmente efímero es tal pensamiento.

Es posible abrazar el infinito cuando nos permitimos expandir la conciencia.

Estamos hechos de partículas del mismo Universo.

Lore

Universo

Qué forma tiene el alma?

Hace ya unos años, en una de esas charlas que noche a noche teníamos un ratito antes de irse a dormir, me preguntaste: -“mami, que forma tiene el alma?” – mientras me mirabas con esos ojos enormes del color del chocolate que brillan las 24 horas. 

Me quedé pensando un rato, entonces te respondí – No estoy segura hija, pero me parece que tiene forma blandita, como si pudiera meterse en todas partes, vos que pensas? – te respondí.

Entonces llegó el mensaje del maestro, ese que vive dentro de cada niño – “sabes que creo yo mami? – que el alma es como un pañuelo, suave, que baila al viento cuando esta alegre y se estruja cuando esta triste … pero es un pañuelo sin comienzo y sin fin, el alma no tiene comienzo ni fin mami” – me dijiste sin dudar.
Enmudecí, que se puede decir ante tal sabiduría? me emocione mucho, te mire un poquito más, te bese la frente y te dormiste con una sonrisa.”

y vos alguna ve tez preguntaste como es el Alma? …

Lore

Almas