Sobre nosotros y los otros

 

Observando me doy cuenta cuan cargados estamos de prejuicios. Todos parecemos tener la receta para hacer las cosas mejor que el vecino, es más, todos tenemos opiniones, juzgamos, señalamos con el dedo acusador y decimos “esto a mí no me va a pasar” o “que bol…., cómo no se da cuenta?”

Tan llenos estamos de la vida del otro que nos olvidamos de la propia. De mirarnos al espejo, o lo que es peor, nos vemos con tantos filtros que la idea que tenemos de nosotros mismos dista kilómetros de quienes en verdad somos. Pensalo en silencio, cuántas veces te descubriste hablando sobre la vida del otro o juzgándolo? y Seguro tenías la fórmula mágica para resolverle la vida verdad?

Será que hacernos cargo de nuestra vida y de nuestras elecciones requiere una gran dosis de responsabilidad. Claro, es mucho más simple mirar afuera y decir cómo deberían haberse hecho las cosas (que por supuesto siempre es diferente de como se hicieron en realidad).

La cultura del miedo y la culpa ya nos ha hecho demasiado daño. Las diferentes religiones nos han llevado por el camino de “eso no se hace porque serás castigado o irás al infierno” en lugar de enseñarnos a amar y amarnos de modo que sea natural el pensar que “dañar a otros es dañarnos a nosotros mismos” o “eso se puede hacer mejor” o “eso puede perjudicar a otros, hay otras formas de hacerlo, incluso es posible evitarlo o cambiarlo” o mostrarnos que errar es humano y que el problema no está en equivocarse sino en que hacemos luego con esto.

También sucede que muchos han tenido padres a la antigua, que quizá por falta de recursos mejores, han elegido una crianza a base de silencios dolorosos, castigos “ejemplares”, golpes, faltas de respeto (sí, el respeto es algo que uno se gana, no se impone, hacerlo ya es de por sí una falta del mismo), siempre justificándose detrás de “lo hago por tu bien”, sembrando en nuestras mentes la idea de que está bien sufrir si me equivoco, que merezco el castigo. Por supuesto, en la mayoría de los casos nos transformamos luego en castigadores.

Nadie nos enseña que del error se aprende, que es posible cambiar y mejorar, que nadie nace con intenciones de hacer daño a otros o lastimarse a sí mismo. Que el respeto y amor son fruto del amor y del respeto recibidos, que jamás pueden ser impuestos por culpa o miedo. El instinto de supervivencia existe desde nuestros primeros instantes en este mundo. Al nacer somos amor absoluto y puro, todo lo demás llega y nos modela con el tiempo.

Cuando tomamos consciencia de nuestra responsabilidad nos hacemos libres, rompemos las cadenas de las viejas fórmulas y comenzamos a respirar livianos, seguros. Cada paso que damos se hace inmenso.

Es hora de dejar atrás la culpa y el miedo, sin enojos, sin rencores, cada uno de nosotros es fruto de una historia y cada quién ha hecho lo mejor que pudo. Por eso, es momento de agradecer todo lo que hemos aprendido de ellos para empezar a hacernos cargo.

 

Resilicencia

Resulta que en este camino maravilloso creación y crecimiento, nos cruzamos con muchas personas, algunas de ellas llegan a ser grandes maestros, aún sin siquiera saberlo. Esas personas nos ayudan a ser mejores, a ver nuestras partes ocultas, a reconocernos en espejo.

Tato es un tipo especial, un amigo que desde hace años que ayuda a su prójimo a través de muchas de sus actividades donde acompaña y lucha por la justicia, profe de yoga, meditación, reikista y masajista, como podes ver hace tiempo viene dando pasos firmes en esto de sintonizar con el universo, una persona que vale la pena conocer.

Por eso les regalo una entrevista que le hicieron hace unos días donde habla de la Resiliencia de una forma muy simple y cercana.

Sabes de qué se trata? La resiliencia es la capacidad de los seres vivos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas, qué tul? te aseguro que merece que te tomes un ratito para escucharlo.

Espero que la disfrutes tanto como yo.

Lore

https://soundcloud.com/elportaldelalma-11159011/la-resiliencia?utm_source=soundcloud&utm_campaign=share&utm_medium=facebook

Procesos

Lo sabías? el águila real vive un proceso que nos permite entender la importancia de soltar, de dejar atrás todo aquello que ya no nos sirve de nada y de permitirse renacer, incluso a través del dolor.

El águila , es el ave que posee la mayor longevidad de su especie. Llega a vivir 70 años. Pero para llegar a esa edad ,a los 40 años de vida tiene que tomar una seria decisión. A los 40 años:
Sus uñas curvas y flexibles , no consiguen agarrar a las presas de las que se alimenta.
Su pico alargado y agudo , también se curva.
Apuntando contra el pecho están las alas , envejecidas y pesadas por las gruesas plumas.
!¡Volar es ahora muy difícil !
Entonces el águila , tiene sólo dos alternativas: Morir , ….. ó enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.
Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y refugiarse en un nido, próximo a una pared , donde no necesite volar.
Entonces,apenas encuentra ese lugar ,el águila comienza a golpear con su pico la pared , hasta conseguir arrancárselo.
Apenas lo arranca ,debe esperar a que nazca un nuevo pico con el cual después ,va a arrancar sus viejas uñas.
Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, prosigue arrancando sus viejas plumas.
Y después de cinco meses ,sale victorioso para su famoso vuelo de renovación y de revivir,y entonces dispone de 30 años más.

Lore

aguila-volando-sobre-el-río

Ayudar o Intervenir

Cuantas veces nos encontramos en situaciones donde quisiéramos intervenir para cambiar algo en la vida de quienes amamos? Suele pasar que vemos o creemos que intervenir, intentar modificar, señalar y hasta criticar (crítica constructiva le llaman) es un gran aporte a la vida del otro, que haciéndolo le estamos evitando algún dolor o experiencia desagradable, que lo estamos rescatando de algo o de alguien.

A veces pensamos cosas como “pero es que no se da cuenta?” o “le voy a avisar para que abra los ojos” o “pero si es mi amigo, cómo no le voy a decir?” o “yo ya pasé por eso, le tengo que anticipar”. y muchos más etc.

Ahora, esa intervención tiene que ver realmente con el amor hacia el otro o simplemente se trata de nosotros mismos tratando de ser rescatadores para sentirnos bien? por otra parte, antes de intervenir, me detengo a pensar si con mis acciones le estoy ayudando al otro o lo estoy privando de una experiencia que lo ayudaría a crecer?

El crecimiento y aprendizaje nos suceden de forma empírica, sin juzgar si esto es agradable o no, siempre se aprende y crece a partir de la experiencia personal; es decir, por más ganas que tengamos de transmitir nuestra experiencia, no existe forma ni palabras capaces de reemplazar la experiencia real, por eso debemos dejar que cada uno haga la propia, que construya su propio camino.

Veamos la diferencia entre ayudar e intervenir: cuando alguien nos pide ayuda, es el otro quien está dando el primer paso, quien nos abre la puerta y nos permite entrar, esto es, puedo intervenir porque alguien me ha dado permiso.

En cambio, si nadie nos invita, sólo se trata de meternos en la vida del otro y esto es una falta de respeto a sus capacidades, a su juicio, nos estamos poniendo por sobre el otro, creemos que “lo sabemos o entendemos mejor, es por su bien” …. Pero, es realmente así? he caminado sus zapatos y pasado por las mismas baldosas como para saber si estoy en lo cierto?

Todos tenemos recetas para mejorar la vida del alguien verdad? jejeje! y si comenzamos por la nuestra?

Debemos medir el alcance de nuestras intervenciones y evaluar mucho si éstas son realmente es necesarias. Por supuesto no vamos a dejar que quienes amamos se hagan daño, por lo menos no algo irreparable, pero muchas veces el verdadero amor está en permitir la experiencia y acompañar con amor, cualquiera sea el resultado.

Lore

amoroso

SP y TDPM sabes de que se trata?

Hasta hace un tiempo se solía llamar “histéricas” a las mujeres, eran tratadas como enfermas mentales e incluso llevadas a un manicomio. Ahora, a través de diagnósticos reduccionistas y simplistas se las médica para “domesticarlas” y hacerlas encajar en la sociedad … “no pones nada de tu parte”, “mirá el calendario antes de quejarte”, “estás loca”, “sos una histérica”, “uf, seguro está en esos días” … te suena?

Bueno, te propongo que antes de continuar dejemos de lado las descalificaciones de todo tipo ya que son siempre insultantes, no nos llevarán a ningún lugar saludable y la intención de esta nota es aprender para ganar calidad de vida entre todos y para todos.

Hablemos de cuestiones femeninas. Desde que somos adolescentes aprendemos que los cambios hormonales dentro del ciclo de vida de una mujer fértil son algo biológicamente normal. De todos modos hasta el siglo pasado menstruar todavía estaba lleno de mitos (no te laves la cabeza en “esos días porque se te corta”, por ejemplo).

Hoy sabemos que  la naturaleza nos ha preparado tanto física como emocionalmente para procrear y afrontar cada mes este proceso de generación y limpieza, de creación y despedida. Es decir, una vez al mes el cuerpo se prepara para biológicamente para engendrar, pero al menos que hayamos quedado embarazadas, el cuerpo procede luego al descarte y limpieza de aquello que ha preparado pero ya no le sirve. Eso es lo que llamamos regla. Este proceso no es sólo físico, sino que también viene acompañado de variaciones emocionales similares a una despedida o un “luto por el hijo que no fue.

Este proceso es perfectamente natural. Pero puede pasar que se vea modificado y que por algún motivo que todavía no se ha determinado con absoluta certeza, se produzcan desajustes en los síntomas físicos, conductuales y emocionales relacionados provocando alteraciones como el SP y el TDPM.
A la serie de síntomas que aparecen en los días previos al sangrado, se los denomina el Síndrome Premenstrual (SP) y es algo que en mayor o menor medida afecta a casi todas las mujeres durante su vida fértil.

La sintomatología del Trastorno Disfórico Premenstrual (TDPM), es muy similar al Síndrome premenstrual (SP) pero la diferencia reside en la intensidad de los síntomas y en cuanto éstos alteran el ritmo habitual de tu vida.

Está probado que no hay causas psicológicas ciertas y que lo que produce estos desajustes NO es la producción hormonal o si se produce más o menos estrógeno o progesterona, sino cómo son afectados los neurotransmisores por esta variación hormonal que sucede mes a mes aproximadamente entre 10 días y una semana antes del sangrado.
Dejemos atrás las etiquetas y la idea de “yo ya sé de qué se trata”. Si de verdad queres empezar a mejorar algo en tu vida o ayudar a quien amas a transitar este camino con amor, pues es una buena idea comenzar a aprender más y comprender mejor de que se trata realmente.

Acá te dejo una lista de los síntomas habituales del TDPM, ten en cuenta que no necesariamente debes padecer todos y que, nuevamente, es la intensidad de estos síntomas y cuanto alteren el ritmo de normal de tus días, los que determinen si se trata de un Síndrome Premenstrual o de TPDM.

SÍNTOMAS DEL TRASTORNO DISFÓRICO PREMENSTRUAL (TDPM) (imaginate si esto te pasara cada 15 días …)

SÍNTOMAS FÍSICOS

  • Fatiga
    • Mareos
    • Nauseas
    • Problemas con el sueño (dormir demasiado o muy poco durante varios días)
    • Dolores de cabeza o migrañas
    • Dolor de articulaciones y músculos, calambres
    • Sensibilidad de los senos
    • Encías inflamadas
    • Candidiasis bucal o vaginal
    • Aumento de peso e hinchazón debido a retención de líquidos
    • Distensión abdominal
    • Cambios de apetito (antojos, comer en exceso o falta de apetito)
    • Estreñimiento o diarrea
    SÍNTOMAS ANÍMICOS
  • Sentirse:
    – sumamente ansiosa y con los nervios de punta
    – muy deprimida y desesperanzada
    – muy molesta o irritable
    – abrumada y sin control
    – desesperanzada que su vida no vale nada
    – con intenciones suicidas
    • Tener arranques de llanto y cambios de humor
    • Tener ataques de pánico
    • Tener dificultad para concentrarse
    • Perder el interés en las actividades acostumbradas
    • Tener dificultad para relacionarse con otras personas se aleja de otros, incluidos familiares y amigos
    • Tener miedo a salir de casa y estar en lugares concurridos le provoca angustia

Es importante saber que al no tratarse de una enfermedad sino de una condición, tanto el Síndrome premenstrual como el TDPM no tienen cura. Lo que SI podemos es apelar a ciertos cambios en nuestra vida que nos ayudarán muchísimo a mejorar la situación y tener una mejor calidad de vida para nosotras y para quienes nos acompañen (ellos tampoco lo pasan bien, te lo aseguro).

No hay un único tratamiento para el TDPM, es difícil decir cuál es el más efectivo, porque cada cuerpo es un mundo, existen diferentes alternativas y terapias como la Cognitivo conductual, el Mindfulness, el Yoga, la Meditación, los medicamentos antidepresivos o anti epilépticos (siempre bajo indicación médica, sin excepción), la Homeopatía, la terapia floral, cada una, a través del autoconocimiento, encontrará la que se adecue mejor a sus necesidades.

Algunas ideas para sentirte mejor:

  • Conocerte mejor será el primer paso. Para esto, es aconsejable hacer un diario de síntomas durante, al menos tres meses, puede ayudarte a identificar cuál es tu situación real.
  • Mejorar tus hábitos de alimentación, una alimentación más saludable, con menos azúcares y carbohidratos ya que si bien te dan sensación de bienestar al principio, luego se transforman en una fuente de más energía y esto puede alterar tu excitabilidad.
  • Hacer actividad física de forma regular (aunque sea salir a caminar), te ayudará a generar endorfinas (la hormona del bienestar) de forma natural, además de ser una descarga para las emociones desbordadas.
  • Aprender técnicas de respiración abdominal. La respiración abdominal, tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro y favorece la secreción de hormonas como la  La serotonina es un neurotransmisor que influye en forma directa sobre los estados depresivos
  • Realizar meditaciones o actividades que te conecten con el placer (como pintar o escribir), y comenzar a trabajar sobre tus partes internas puede ayudarte mucho a reconocer e identificar lo que te sucede para poder comunicarlo y así sentirte acompañada en este proceso.
  • También es muy importante reducir al mínimo la ingesta de alcohol, tabaco y evitar las drogas de todo tipo.
  • Hablar del tema. Es fundamental que no te encierres y te pongas en contacto con gente que pueda ayudarte o que te comprenda para no caer en pozos depresivos.

Lo bueno de todo esto, aunque el panorama no se vea bien, es que ya sabes que esto existe, que no estas enloqueciendo y que es posible sentirse mejor.

Si tenes ganas de saber más sobre esto no dudes en escribirme, hay un grupo de mujeres y profesionales muy serios que saben del tema y que puede ayudarte a estar mejor.

Aquí un poco más de información:

health/shic/html/s9132.asp

http://napmdd.org/

Un abrazo con amor

Lore ❤

ciclo

Dedicarse a uno mismo … sin culpa!

Domingo dedicado a mí misma. Estudiando, aprendiendo, creciendo.
Es que dedicarse tiempo es lo más valioso que podemos hacer por nosotros mismos. El tiempo vale, tiene peso propio, sustento y como todo aquello que no es retornable, adquiere la importancia que nosotros queramos darle.
Muchas veces consideramos que dedicarnos a nosotros mismos es perder el tiempo, inclusive la sociedad muchas veces nos hace sentir en falta o con culpa poniendo etiquetas como “egoísta”, cuando en realidad, cultivar nuestro tiempo dedicándolo a nosotros es un acto de amor y generosidad para con nosotros mismos y los demás.
Te parece contradictorio? pues veámoslo de otro modo.
Solamente podemos compartir y dar aquello que somos o tenemos. No es factible dar lo que no nos pertenece, verdad? entonces, si toda mi energía es hacia los demás, que me queda para compartir? que tengo yo para dar?
El secreto está en el equilibrio, en establecer una relación saludable con el “egoísmo consciente” que es quien nos mantiene con la balanza de recursos internos en perfecta armonía.
Lore
arbol

Jugar

Quién dijo que es algo sólo para niños?

El poder del juego regenera, rejuvenece, la risa es uno de los más potentes remedios, capaz de sanar las heridas más profundas, de superar los obstáculos más altos y de regresarnos inmediatamente al estado de felicidad.

Cuando chicos no nos planteamos tanto problema para jugar, de hecho es lo más natural del mundo, salir a jugar, a explorar, a reconocer el mundo a través del juego nos ayuda a reconocerlo e incorporarlo.

Muchas veces nos perdemos en las profundidades de la reflexión, pero de verdad es tan necesario estar siempre sumidos en esas profundidades? y si nos diéramos permiso también para reir y jugar sin prejuicios?

Cuánto tiempo hace que no te reís a carcajadas de un chiste o una peli? cuánto hace que no bailas alegre o cantas bien fuerte aunque te sientas ridículo? y cuánto hace que no te das permiso para equivocarte y reirte mucho de vos mismo?

Viva la risa! Viva el juego! Hoy nos damos permiso y espacio para reir, para jugar y ser felices!

Lore

Jugar

Una cuestión de actitud

Todos estamos en el trabajo diario de hacer de nuestras vidas un lugar mejor, de aportar y aportarnos equilibrio, calma y plenitud. Uso la palabra trabajo porque de eso se trata, de una labor que implica dos elementos fundamentales: acción y elección.
Elección porque cada mañana al abrir los ojos elegimos con que actitud comenzar la jornada, determinando así una gran parte de los resultados.
Con una actitud positiva, no fantasiosa ni negadora, que son cosas muy diferentes, lograremos el empoderamiento necesario para construir nuestro día con mayor claridad, fortaleza y sabiduría.
Acción porque es la dinámica universal, nada sucede sin nuestra intervención, consciente o inconscientemente. Por acción u omisión, estamos interviniendo, movilizando, por ende, activando inevitablemente la ley de causa y efecto, incluso en las pequeñas cosas.
Para que algo suceda debe haber un antecedente, para que algo no suceda, también. Estamos conectados, incluso en la desconexión.
Cada día tiene una impronta distinta. Algunos son mejores que otros, eso es parte del flujo de la vida. Muchas circunstancias escapan a nuestras manos, pero lo que sí es nuestra absoluta potestad es el poder elegir con que actitud enfrentar aquello que nos disturba, hiere, enoja, entristece o simplemente nos desequilibra o nos aleja del centro. Algunos días nos sientan de maravilla, pero también hay de esos otros que es mejor dejar pasar y sólo tomar aquello que nos sirve sin anclarse.
Aún en esos días donde las cosas parecen bloquearse o simplemente nuestro estado de ánimo o energía vital se ve disminuida, es nuestra actitud (elección) y lo que hacemos (acción) lo que nos determinará el resultado al final de la jornada.
Todavía vas a dejar tu armonía en manos de otros o de las circunstancias? con que actitud vas a comenzar el día? que vas a hacer al respecto?
Les cuento un secreto? al lado de mi cama tengo una libreta que se fue armando con el tiempo, ahí voy anotando las miles de formas que se me ocurren en que quisiera iniciar mi día para hacerlo mejor, con una actitud alegre, o sabia, o calma, u observadora, o activa, o amorosa y luego, al lado, pongo ideas de como creo que puedo lograrlo, junto con una afirmación.
Cada mañana, al despertarme, abro en una página cualquiera, leo mi actitud del día junto con la acción que la acompaña, memorizo la afirmación y recién así inicio mi jornada. Me ayuda muchísimo! Sobre todo en los días más complicados.
Y ustedes se animan a hacer sus libretas personales?

Lore

Actitud