Para calmar la ansiedad: RESPIRAR

Muchas veces por el entorno, la vida que llevamos, las circunstancias o simplemente por nosotros mismos, entramos en estados de ansiedad que nos dificultan el día.

Que ya sabes respirar? claro, es fundamental para vivir, pero lo hacemos correctamente cuando estamos estresados?

Te cuento un secreto: cuando estamos estresados, enojados, ansiosos, con miedo, la respiración cambia, se hace más rápida y mucho más superficial, esto genera en nuestro cuerpo una serie de alarmas que realimentan estas sensaciones desagradables.

Que sucede como consecuencia? que no nos podemos relajar, nos cuesta dormir, sentimos más miedo, angustia, nos llenamos de pensamientos feos, y el cuerpo reacciona como si estuviera en peligro, sin importar si el motivo es real o no.

Así como cambia la respiración bajo estos estímulos, cambiando la respiración podemos controlar y mejorar estas sensaciones generando un flujo inverso, desde adentro hacia afuera.

Te propongo un ejercicio simple que podría ayudarte para reencontrar tu equilibrio.

Hacelo SOLAMENTE tres veces seguidas si nunca antes habías trabajado sobre tu respiración de forma consciente. A medida que vayas adquiriendo práctica podrás hacerlo un poquito más, incluso con el tiempo podrás aprender pranayamas más complejos, aunque te aseguro que para relajarte en el día a día, con este ejercicio será más que suficiente.

Comenzamos:

Sentate en un lugar cómodo, no hace falta que sea en ninguna postura especial, solamente que tu cuerpo esté derecho, con la espalda recta y relajada.

Hace un movimiento hacia arriba y hacia atrás con ambos hombros para acomodarlos en su postura natural (que no es como solemos estar: con los hombros tirados hacia adelante).

Buscá que tu cadera esté derecha y apoyada comodamente llevando el pecho hacia adelante.

Apoya los pies en el suelo (si podes hacerlo descalzo, mucho mejor), dejá caer los brazos al costado del cuerpo o apoya tus manos sobre los muslos, lo que sientas en ese momento.

Intenta relajar la cara, la frente, la boca manteniéndola cerrada suavemente. El acto de respirar (inhalar y exhalar) debe realizarse siempre por la nariz, este órgano fue creado especialmente para eso, no solo filtra de impurezas del aire que entra, sino que hace que éste ingrese tibio a nuestro cuerpo.

IMPORTANTE: Te recuerdo que respirar es para todos, pero no hagas este ejercicio más de tres veces seguidas para evitar una posible hiperventilación. Si esto te sucede, es posible sentir mareos, nauseas o una leve taquicardia, de verdad, parece simple pero te aconsejo que no hagas demás si no estás preparado todavía.

Ahora pone toda tu atención en la imagen que te pongo abajo.

Para empezar, a respirar de forma consciente, hacelo siempre vaciando tus pulmones, exhala todo el aire que puedas contrayendo un poquito tu abdomen y comenza a respirar normalmente unas dos veces. Luego, observando el movimiento de tu pecho y de tu panza, busca seguir el ritmo de tu respiración acompañándolo con el de la imagen que se abre y cierra, imaginando tus propios pulmones haciendo este mismo movimiento de apertura y cierre, de exhalación e inspiración de forma natural, relajada. Al terminar la serie de tres respiraciones completas siguiendo el ritrmo de tu cuerpo y la imagen acompasados, cerra los ojos y volve a respirar libremente. conta hasta 5 y abri los ojos bien despacito.

Es un buen comienzo para ir conociendo técnicas para el manejo del stress y mejorar nuestra calidad de vida, no te parece? 

Contame después como te fue con la práctica, que sentiste, si lograste hacerlo, que dificultades se te presentaron, de todo se aprende.

Lo más importante es saber que siempre tendremos a mano herramientas que nos faciliten la jornada.

Lore

pranayama