El “buen” yoga y el no tanto.

Suena extraño, verdad?  ¿Cómo es eso, el yoga no era siempre bueno? ¿Es posible categorizarlo de esa  forma? A ver, vayamos limpiando el panorama.

“A veces nos desilusionamos porque no vemos progreso en la práctica, porque no pasa nada fuera de lo normal, porque nuestras experiencias no corresponden a lo que hemos oído o leído de las vivencias de otros. Pero es precisamente en la aceptación de esta realidad ordinaria “tal como es”, en dejar de perseguir resultados mágicos, que se halla la profunda sabiduría del camino que lleva a la liberación del sufrimiento.”

—Iván Densho Quintero (Colombia, 1961–)

Ahora sí vamos entrando en tema.

Nos la pasamos viendo fotos de gente bellísima y estilizada, haciendo poses maravillosas y complicadas que no hacen más mostrarnos cuanta destreza acrobática tienen, pero nada tiene eso que ver con la esencia real de la práctica yóguica. Por supuesto existe el acroyoga que apunta a eso, pero no se trata del yoga en sí mismo sino de una de las tantas ramificaciones del yoga real.

Para la gran mayoría de las personas, éstas imágenes no hacen más que acobardar a quien recién comienza o incluso pueden llegar a minar la voluntad de quien no tiene “el cuerpo perfecto” para realizar las asanas con facilidad.

Entonces te cuento que el yoga no se trata de realizar proezas ni de romperse los ligamentos ni de lograr algo extraordinario, sino más bien del camino que nos lleva a dar un pasito a la vez, el tránsito, la práctica es yoga, no su resultado. Este llegará cuando sea el momento y a cada persona le tocará e una forma particular y única. La evolución dentro de la práctica del yoga es algo PERSONAL y UNICO, por lo que es imposible estarnos comparando con otros.

Una de las cosas más hermosas que aprendí con mi maestra Olga es la práctica con los ojos cerrados. Esto nos ayuda a meternos mucho más adentro, a profundizar en nosotros y no perdernos comparando con lo que hace el vecino de clase. Entonces se consigue algo maravilloso, se pierde la vergüenza y ya no competimos con nadie, ni siquiera con nosotros mismos, entonces comenzamos a crecer con nuestro propio ritmo.

El yoga es sinceridad con nosotros mismos, es flexibilidad mental (la corporal llega después), es aceptación para poder evolucionar desde un lugar real, es no competencia (tampoco con nosotros mismos), es amor por nuestro cuerpo y alma, es autoconocimiento, es no sufrir ni lastimarse, es tratarse con amor para lograr que el cuerpo nos vuelva a reconocer, es recuperar las movimientos iniciales de la vida sin forzar nada.

Por ejemplo, hoy me siento con las piernas extendidas y luego de preparar bien el cuerpo intento tocarme la punta de los pies con mis manos (paschimottanasana) entonces me doy cuenta que esta vez llego sólo a los tobillos, ¿qué puedo hacer? ¿Dejo de practicar pensado que el yoga no es para mí? – y ´si, mañana mejor ni vengo a clase, si total no me sale nada … ¿te suena? y si encima miro a mi compañero de clase que llega fácilmente como si fuera de goma, ¿cómo me siento? ¿Pienso que nunca lo lograré? Todo esto sucede muy a menudo en una clase regular. Es en ese momento donde el instructor debe empoderar amorosamente a cada practicante, alentando la relajación (es el secreto de la flexibilidad),  promoviendo la constancia y la confianza.

Imaginen lo que pasa entonces cuando alguien encuentra a cada rato publicaciones de personas hermosas, delgadas haciendo poses acrobáticas en medio de una playa paradisíaca! No resulta muy estimulante ni empoderador, más bien parece que estamos miles de km de distancia de esa imagen de pseudo perfección.

Cada SER es perfecto en su unicidad, cada persona es maravillosa en su particularidad, explorar, cuidar y evolucionar es un arte que cada uno debe transitar de forma única, por eso nunca nos debemos comparar con nadie ni pensar que no somos lo suficientemente bonitos, o delgados, o flexibles o jóvenes para practicar yoga.

El yoga es amplio, de hecho su significado primordial es la unión del cuerpo, la mente y el espíritu, pero para que lo sea realmente y deje de ser un concepto abstracto debemos dejar de lado las formas marketineras de las revistas para darnos cuenta que es una práctica que nos puede abrazar a todos si le damos la posibilidad de ser inclusivos y que esto sea así siempre depende de nosotros.

El yoga es para todos!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los Chakras: básicos para entenderlos mejor

Sabemos que estamos formados por tres cuerpos, el mental,el físico y el espiritual y que el Universo está hecho de energía en constante movimiento. Considerando esto podemos decir que cada ser crea y comparte este energía con todo aquello que lo rodea. Al mismo tiempo somos receptores de esa energía que nos circunda. De éste modo se genera un feedback o retroalimentación energético del que somos parte de forma consciente o inconsciente ya que esto sucede sin que nuestra voluntad intervenga para ello.

Este intercambio energético sucede en el campo del cuerpo sutil, es decir, el cuerpo que no podemos tocar con las manos en forma directa pero que si podemos sentir, por ejemplo,  en forma de calor en la palma de las manos.

En el cuerpo existen muchos puntos donde este intercambio energético se concentra de forma más intensa. Estos centros de enegía distribuidos a lo largo de la columna vertebral es lo que llamamos chakras.

Los chakras son nuestros puentes, nuestra forma de dar y recibir energía con todo lo que nos rodea, incluso la energía Universal del todo.

En la ciencia yóguica, se definen como centros giratorios de energía que reciben, regulan y distribuyen el prana, o la energía vital que fluye por nuestros cuerpos sutiles a través de nuestros canales energéticos (nadis, o lo que en la medicina china se conoce como meridianos, en cuyo caso el prana se conoce como chi).

Los chakras pricipales son siete, y están ubicados sobre la columna vertebral de manera ascendente.

220324606739856121_FlnjMoa3_c

Esta energía es la misma que nos da vitalidad, y que se transforma en diferentes tipos de vibraciones que están conectadas con diferentes formas de la energía universal: la supervivencia, la sensualidad, el poder personal, el amor, la expresividad, la intuición y la espiritualidad.

Los chakras son una especie de mapa de nuestro ser corporal y metafísico, de nuestro mundo interior y de nuestra relación con el mundo.

Una manifestación saludable de cada una de estas energías (que tienen un color y vibración específicos) se refleja en salud, bienestar, relaciones satisfactorias, voluntad y decisión, creatividad, capacidad de disfrute y conexión con el universo, entre otros aspectos. En general, significa tener un equilibrio entre las diferentes dimensiones de la vida que de una forma u otra están operando de forma positiva o negativa y que forman parte de nosotros en nuestros aspectos físicos, mentales, emocionales y trascendentes.

Lo más bello de comprender e identificar cada chakra y su resonancia en nuestro cuerpo y en nuestra experiencia vital es que, al potenciar, desbloquear o moderar un chakra determinado, podemos transformar ese aspecto de nuestra vidas con el que está relacionado y curiosamente, las circunstancias externas también se modificarán.

Por tanto, el conocimiento sobre los chakras es una poderosa herramienta de autoobservación y equilibrio: los dos objetivos fundamentales del yoga.

Cuando trabajamos sobre los chakras y los equilibramos NO estamos buscando “llegar” a un estado superior o diferente. Sino que estamos buscando regresar a ese equilibrio que es natural en nosotros y que se altera con condicionamientos sociales, familiares o culturales, creencias, patrones mentales recurrentes, circunstancias extremas o formas de vida que nos hacen estar alejados de nuestro verdadero espíritu.

En próximos artículos seguiremos aprendiendo sobre los chakras y profundizaremos sobre cada uno de los 7 principales.

Chakras

Saludando al sol

Surya Namaskar o Saludo al sol se llama a una serie de 12 asanas encadenadas o secuencia de asanas que proporcionan elasticidad, calentamiento y masajean todos los órganos del cuerpo.

El saludo al sol está considerado como uno de los ejercicios de yoga más completos que existen. En las clases de yoga se emplea como pre-calentamiento para preparar la concentración y la elasticidad, pero también es una práctica completa en sí mismo. El motivo por el que está considerado un ejercicio tan eficaz es su combinación de las principales posturas o asanas yóguicas con la respiración consciente, lo que deja el cuerpo, la mente y el espíritu relajado, preparado y alerta para otros ejercicios, para la meditacion o para emprender las actividades diarias.

Beneficios del saludo al sol

De manera general, podríamos decir que el saludo al sol fortalece todos los sistemas del organismo, potenciando al salud y la energía física, mental y espiritual. Cada postura tiene su propia finalidad, pero de manera conjunta, el saludo al sol supone un verdadero regalo para el organismo:

    • Mejora la flexibilidad general de músculos, ligamentos y tendones.
    • Fortalece el aparato locomotor (piernas y brazos).
    • Masajea los órganos internos de la caja torácica.
    • Proporciona concentración, calma, serenidad y fuerza interior.
    • Estimula la circulación linfática y sanguínea.
    • Depura el organismo.
    • Fortalece el corazón y el sistema circulatorio.
    • Equilibra los chakras.
    • Libera la tensión y alivia la ansiedad y la depresión.
    • Estimula el sistema inmune mejorando el estado de salud general.
    • Nos prepara para afrontar la vida con entusiasmo, alegría y serenidad.

Precauciones para realizar el saludo al sol

    • No te excedas nunca. La respiración debe realizarse siempre por la nariz. Si ves que necesitas respirar por la boca, es el momento de parar.
    • Realizalo despacio, sobre todo al principio, de manera que puedas controlar la frecuencia de la respiración y los latidos del corazón, para no forzar el organismo.
    • Practica la consciencia en cada postura, cómo te sientes, cómo es tu respiración, con qué dificultades te encuentras. No dejes que los pensamientos te arrastren. Cada vez que se cruce un pensamiento por tu mente mientras realizas las posturas, déjalo pasar y regresa a la concentración en el aquí y el ahora.
    • Con presión alta no controlada por médico, fiebre o infecciones en la cabeza o boca no es aconsejable realizar el saludo al sol.
    • Se constante. Es mejor la práctica diaria moderada, que las sesiones extenuantes puntuales.
    • Si estas embarazada o estás transitando alguna patología importante no realices las posturas  clásicas del saludo al sol. Pregunta a un experto las variantes adecuadas a tu estado.
    • Después de comer no es una buena idea realizar el saludo al sol. La mejor hora es por la mañana o por la noche, pero siempre con el estómago vacío o la digestión hecha.

El saludo al sol es una de las prácticas que más beneficios puede reportar a tu salud. Es sencillo de hacer, es gratis, es agradable. Y si te comprometes con disciplina a practicarlo cada día, notarás cambios importantes en tu ser. No solo a nivel físico, sino también a nivel emocional. Te aseguramos que dispondrás de una extraordinaria energía para afrontar los quehaceres diarios con mucho más entusiasmo.

MOC_GIFO_SURYA-NAMASKAR_FINAL

saludoalsol
Paso a paso del Saludo al sol o Surya Namaskar incluyendo la respiración

Om Ohm Aum ॐ

Seguro viste antes este símbolo y te preguntaste que significa. Acá te cuento un poquito de que se trata.

 El Om es un mantra o vibración, que habitualmente se utiliza al principio y al final de las prácticas de yoga. Llega desde el hinduismo, el budismo y el yoga. Representa la unidad con lo supremo, la combinación de lo físico con lo espiritual. Es la sílaba sagrada, el primer sonido del Todo y del que emergen todos los demás sonidos, ya sean de la música o del lenguaje (ॐ). Los hindúes la consideran como el sonido primordial, origen y principio de la mayoría de los mantras, palabras o sonidos.

La vibración producida por el canto de OM en el universo físico corresponde a la vibración original que surgió por primera vez en el momento de la creación. El sonido de OM también se llama Pranava, significando que sostiene la vida y se ejecuta a través de Prana o aliento.

Los mantras son frases, sonidos o palabras que al ser repetidas de forma constante generan vibraciones sonoras que ayudan a nuestra mente a liberarse, calmarse y la protegen contra los ciclos improductivos de pensamiento y acción. Además al concentrarse en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desvanecen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila.

Existen dos formas de cantar el Om: Ooooooommmmmm o AaUummmmm

Los 4 elementos del Aum: A, U, M y el cuarto elemento es el SILENCIO

OM también representa a los cuatro estados del Ser Supremo. Los tres sonidos en OM (AUM) representan los estados de vigiliasueño y sueño profundo y el silencio.

Siempre OM se recita en la serie hay un período inevitable de silencio entre dos Oms sucesivas. Este silencio representa el “cuarto estado“, conocido como “Turiya“, que es el estado de felicidad perfecta cuando el yo individual reconoce su Unidad con el Todo.

  • El primer sonido es A, que se pronuncia como una prolongada “AH”. El sonido se inicia en la parte posterior de la garganta. Al pronunciarlo, podrás sentir la vibración en el pecho haciendo vibrar el plexo solar.
  • El segundo sonido es la U, que se pronuncia como una prolongada “ooo” o como una O con la boca un poco más cerrada. El sonido sale desde la parte trasera de la boca, pudiendo sentir esta vibración también en la garganta.
  • El tercer elemento es M, y se pronuncia como una prolongada “mmmm” con los labios apoyados entre sí muy suavemente. La vibración se siente ahora en la boca, labios y en toda la cabeza, incluyendo la cavidad craneal donde se activa el chakra corona.
  • El último elemento es el silencio profundo del Infinito. Al pronunciarlo hace cerrar los labios, que es como cerrar la puerta del mundo exterior para volcarnos hacia dentro de nosotros mismos.

Simbólicamente, las tres letras encarnan la energía divina (Shakti) y sus 3 aspectos elementales: creación (Bhrahma), preservación (Vishnu) y liberación (Shiva).

¿Qué sucede cuando utilizamos el mantra Om?

Todo en el universo está vibrando de forma constante. Cuando cantamos el sonido Om lo hacemos sintonizando con la frecuencia de 432 Hz, que es la misma frecuencia de vibración de todo lo encontrado en la naturaleza.

El Om es el sonido básico del universo, por lo que al cantarlo, estamos simbólica y físicamente reconociendo y sintonizando nuestra conexión con todos los seres vivos, la naturaleza y el universo.

Además, las vibraciones y la pronunciación rítmica de los mantras tienen un efecto físico sobre el cuerpo, ya que se ralentiza el sistema nervioso y calma la mente, logrando un efecto similar a la meditación. Cuando la mente se relaja, la presión arterial disminuye, mejorando la salud de tu corazón.

OM-DISEÑO-TATUAJES-blanco-y-negro

 

Para calmar la ansiedad: RESPIRAR

Muchas veces por el entorno, la vida que llevamos, las circunstancias o simplemente por nosotros mismos, entramos en estados de ansiedad que nos dificultan el día.

Que ya sabes respirar? claro, es fundamental para vivir, pero lo hacemos correctamente cuando estamos estresados?

Te cuento un secreto: cuando estamos estresados, enojados, ansiosos, con miedo, la respiración cambia, se hace más rápida y mucho más superficial, esto genera en nuestro cuerpo una serie de alarmas que realimentan estas sensaciones desagradables.

Que sucede como consecuencia? que no nos podemos relajar, nos cuesta dormir, sentimos más miedo, angustia, nos llenamos de pensamientos feos, y el cuerpo reacciona como si estuviera en peligro, sin importar si el motivo es real o no.

Así como cambia la respiración bajo estos estímulos, cambiando la respiración podemos controlar y mejorar estas sensaciones generando un flujo inverso, desde adentro hacia afuera.

Te propongo un ejercicio simple que podría ayudarte para reencontrar tu equilibrio.

Hacelo SOLAMENTE tres veces seguidas si nunca antes habías trabajado sobre tu respiración de forma consciente. A medida que vayas adquiriendo práctica podrás hacerlo un poquito más, incluso con el tiempo podrás aprender pranayamas más complejos, aunque te aseguro que para relajarte en el día a día, con este ejercicio será más que suficiente.

Comenzamos:

Sentate en un lugar cómodo, no hace falta que sea en ninguna postura especial, solamente que tu cuerpo esté derecho, con la espalda recta y relajada.

Hace un movimiento hacia arriba y hacia atrás con ambos hombros para acomodarlos en su postura natural (que no es como solemos estar: con los hombros tirados hacia adelante).

Buscá que tu cadera esté derecha y apoyada comodamente llevando el pecho hacia adelante.

Apoya los pies en el suelo (si podes hacerlo descalzo, mucho mejor), dejá caer los brazos al costado del cuerpo o apoya tus manos sobre los muslos, lo que sientas en ese momento.

Intenta relajar la cara, la frente, la boca manteniéndola cerrada suavemente. El acto de respirar (inhalar y exhalar) debe realizarse siempre por la nariz, este órgano fue creado especialmente para eso, no solo filtra de impurezas del aire que entra, sino que hace que éste ingrese tibio a nuestro cuerpo.

IMPORTANTE: Te recuerdo que respirar es para todos, pero no hagas este ejercicio más de tres veces seguidas para evitar una posible hiperventilación. Si esto te sucede, es posible sentir mareos, nauseas o una leve taquicardia, de verdad, parece simple pero te aconsejo que no hagas demás si no estás preparado todavía.

Ahora pone toda tu atención en la imagen que te pongo abajo.

Para empezar, a respirar de forma consciente, hacelo siempre vaciando tus pulmones, exhala todo el aire que puedas contrayendo un poquito tu abdomen y comenza a respirar normalmente unas dos veces. Luego, observando el movimiento de tu pecho y de tu panza, busca seguir el ritmo de tu respiración acompañándolo con el de la imagen que se abre y cierra, imaginando tus propios pulmones haciendo este mismo movimiento de apertura y cierre, de exhalación e inspiración de forma natural, relajada. Al terminar la serie de tres respiraciones completas siguiendo el ritrmo de tu cuerpo y la imagen acompasados, cerra los ojos y volve a respirar libremente. conta hasta 5 y abri los ojos bien despacito.

Es un buen comienzo para ir conociendo técnicas para el manejo del stress y mejorar nuestra calidad de vida, no te parece? 

Contame después como te fue con la práctica, que sentiste, si lograste hacerlo, que dificultades se te presentaron, de todo se aprende.

Lo más importante es saber que siempre tendremos a mano herramientas que nos faciliten la jornada.

Lore

pranayama

10 consejos para las clases de Yoga

1.- Compra tu propio MAT de yoga o reserva una sábana limpia para cubrir la colchoneta que vayas a utilizar: La mayoría de los lugares donde se practica esta disciplina prestan las esteras y las colchonetas, sin embargo, no está demás que adquieras la tuya, para que te relajes a tu gusto. En el caso de las colchonetas, usando una sábana para cubrirla te encontrarás más a gusto y te aseguras normas básicas de higiene. 

2.- Guarda silencio: Cuando entres a la sala donde vayas a practicar yoga evita realizar cualquier tipo de ruido, comenzar a saludar o conversar con tus compañeros debido a que la gente que haya llegado antes seguramente estará buscando relajarse o incluso meditando previo a la clase. Siempre espera las indicaciones del maestro para iniciar con la sesión.

3.- Lleva ropa cómoda: Es importante que tu vestimenta sea confortable y elástica, para que realices sin problema las diferentes posturas de yoga. Recuerda que esta disciplina se realiza sin zapatos.

4.- Utilización de accesorios: Si bien son opcionales, el uso de bloques, correas y mantas te ayudan a mejorar las asanas.

5.- El canto de OM: No te extrañe que las clases de yoga inicien con este mantra muy conocido. Sólo cierra los ojos y escucha.

6.- Aprende a respirar: Los instructores enseñan la forma correcta de respiración para acompañar cada movimiento, esto te permitirá a profundizarlos y a adquirir mejor los beneficios de la práctica. Al mismo tiempo, en la relajación final consciente, esta respiración te ayuda a relajar el cuerpo.

7.- Nunca se debe experimentar dolor: Cuando realices una asana y tengas una sensación de molestia, desgarre o punzadas, regresa a tu posición original; esto se debe a que tu cuerpo no está bien alineado o que hay que revisar alguna patología escondida, nunca está demás contarle al Instructor sobre tus molestias previo al inicio de la clase, de este modo él podrá guiarte mejor y de forma beneficiosa.

8.- Las asanas son secuenciales: Las diferentes posturas se van alternando con pausas de descanso.

9.- Los instructores pueden acomodar tu cuerpo: si luego de guiar varias veces la secuencia todavía no encuentras la postura. La alineación corporal es la clave del yoga, por lo que los maestros podrán ayudarte con alguna postura.

10.- Evita las comparaciones: Algunas personas son más flexibles, otras son más fuertes, otras trabajan mejor la concentración. Si a vos algo te cuesta trabajo, tomate tu tiempo y practica un poco más. El trabajo es siempre sobre un mismo, el yoga no es una competencia, sino un camino de crecimiento.

Lore

1378241_10202140010650492_144952258_n

Sobre sentir y darse permiso

Esta ha sido una semana intensa, llena de emociones cruzadas, todas y cada una muy profundas y transformadoras. 

Esto me lleva a reflexionar, nos damos permiso para sentir? pero de verdad, nos permitimos establecer un contacto directo con la emoción que nos provoca cada momento, la desmenuzamos, la vivimos con el cuerpo y con el alma, la digerimos hasta sacar lo que vino a dejarnos parea luego seguir el camino?

Sé que suena complejo, incluso puede parecer algo frío, pero es sentir es un proceso. No se trata solamente de dejarse llevar por los sentimientos y permitir que estos nos invadan o desborden impidiéndonos continuar, sino de intentar convertirse en el observador que todo lo puede para que eso que nos pasa tenga algún sentido.

Cuando nos convertimos en el observador ya no quedamos a merced de las emociones sino que comenzamos a usar nuestra inteligencia emocional a nuestro favor. Lejos estamos de ser personas frías y calculadoras, muy por el contrario, el poder manejar y comprender lo que sentimos nos permite ampliar nuestro rango de empatía y, como consecuencia, somos seres más auténticos, solidarios, receptivos y sensibles.

Los hindúes dicen que dentro de cada uno de nosotros existe ATMAN, el gran observador, esa parte de nosotros absoluta, infinita, la esencia espiritual. En occidente lo llamaríamos ALMA. Cuando conectamos con el alma de las cosas sucede el milagro, somos poderosos, dejamos de ser vulnerables a las circunstancias. Cuando aprendemos sobre las emociones y nos comprendemos perdemos el miedo a sentir y a conectarnos, nos convertimos en seres completos y en comunión con el Universo entero

Lore

11737949_872051646214376_2489799276800844113_n

Flexibilidad

Porque de cada evento es posible crecer y aprender, aún cuando nos parezca contrario a nuestro objetivo, aún cuando no logremos comprender.
Cuantas veces nuestros planes cambian gracias a eventos inesperados?
Bienvenido el ejercicio de la flexibilidad!

Lore

dharma el gato